23 de abril de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Especialidades > Oncología Médica

Uno de cada 3 pacientes oncológicos usan opioides para combatir el dolor

Los especialistas apoyan su utilización como tratamiento para el daño irruptivo

Pedro Lara.
Uno de cada 3 pacientes oncológicos usan opioides para combatir el dolor
Redacción
Viernes, 09 de marzo de 2018, a las 12:10
El 30 por ciento de los pacientes de cáncer necesitan un tratamiento con opioides para combatir el dolor irruptivo, según los datos aportados por el II Congreso Nacional de Dolor y Cáncer (Oncodolor), organizado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y Clínica (SEOC).

El evento también ha contado con la organización de la Asociación Andaluza del Tramiento del Dolor y Asistencia Continuada y la colaboración de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Medicina Interna (SEMI) y Cuidados Paliativos (Secpal).

El presidente del comité científico, Luis Miguel Torres, ha aludido en este sentido a que, en los casos en los que se trata el episodio con este tipo de fármacos, "se puede llegar a producir una sobredosificación". El motivo es porque "no tienen el mismo efecto inmediato que el llamado fentanilo, que es el nombre químico con el que se conoce el fármaco y que tiene diversos nombres comerciales en el mercado farmacológico".

Vía nasal

Torres ha incidido que una de las principales novedades de este tratamiento es el incremento de uso de la vía nasal del medicamento. Para defender este tipo de administración, el especialista ha explicado que hay pacientes a los que la vía oral les produce complicaciones como náuseas o vómitos.

Por su parte, el presidente del comité organizador, Pedro Lara, ha incidido que "no se entiende la asistencia sin uso adecuado de los opioides", al tiempo que ha descrito que el "paciente oncológico lo que peor lleva es el dolor " y son precisamente "este tipo de tratamientos los que lo ayudan a combatirlo".

Lara también ha defendido el uso de la radioterapia, definiéndola como el "principal tratamiento para el dolor", y ha hecho alusión a los casos de metástasis ósea, en los que éste es el tratamiento principal.