22 de mayo de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:40
Especialidades > Oncología Médica

Mejorar el riego sanguíneo del tumor favorece la acción de la quimioterapia

Aumentar la expresión de la proteína SOD3 normaliza la actividad de los nuevos vasos y favorece la entrada de fármacos

Los vasos creados por angiogénesis suelen presentar malformaciones que impiden la llegada de los antineoplásicos.
Mejorar el riego sanguíneo del tumor favorece la acción de la quimioterapia
Redacción
Lunes, 12 de febrero de 2018, a las 16:40
Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del CSIC han descubierto que revertir las alteraciones características de los vasos sanguíneos que irrigan los tumores malignos podría aumentar la eficacia de la quimioterapia contra el cáncer.

En el estudio –publicado en Nature Communications– se propone que SOD3, proteína esencial para reducir la permeabilidad vascular, sería una buena diana para este tipo de estrategias terapéuticas. También han participado especialistas del Clínico San Carlos, el CNIC y la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

“Hemos observado que tratamientos que aumentan la expresión de SOD3 en el microambiente del tumor pueden normalizar la actividad de los vasos sanguíneos y mejorar la eficacia de terapias que ya se están usando en pacientes”, explica Santos Mañes, director del trabajo. “Lo más interesante es que algunos fármacos que ya se están utilizando en humanos, como la lovastatina, pueden, al menos en los roedores, aumentar los niveles de SOD3 en los tumores”.

Los vasos sanguíneos creados en los tumores suelen presentar aberraciones que conducen a una inadecuada circulación y dificultan la llegada de fármacos a las células tumorales. Normalizar su funcionamiento puede ser una buena estrategia para facilitar que el medicamento llegue a su destino y aumentar la eficacia del tratamiento.

Normalización de los vasos sanguíneos

Esta normalización puede conseguirse en algunos casos con fármacos antiangiogénicos, pero el beneficio clínico es limitado porque su uso continuado termina por eliminar los vasos sanguíneos, impidiendo que la quimioterapia alcance a las células malignas.

Por tanto, resulta esencial identificar nuevos elementos que regulen la normalización de los vasos sanguíneos sin causar su eliminación, sugieren los investigadores. De hecho, se ha observado que al incrementar la expresión de SOD3 en el microambiente tumoral disminuye la permeabilidad de los vasos sanguíneos.

“La disminución de la permeabilidad vascular reduce la presión intersticial en el tejido tumoral. Esto favorece el intercambio de gases y sustancias entre el torrente sanguíneo y el tumor”, recalca Mañes. Al aumentar la SOD3 en tumores implantados en ratones, también aumentan los niveles intratumorales del fármaco y la respuesta de los roedores a la terapia mejora muy significativamente.