Identificada una diana para la inmunoterapia del cáncer colorrectal

Investigadores señalan al ST2 como una nueva molécula de punto de control que podría ayudar a las células T

Los investigadores encontraron una expresión abundante de ST2 en macrófagos.
Identificada una diana para la inmunoterapia del cáncer colorrectal
mar 19 mayo 2020. 11.50H
Investigadores del Centro Integral de Cáncer Melvin y Bren Simon de la Universidad de Indiana han identificado un objetivo para la inmunoterapia del cáncer colorrectal.

La investigación es una colaboración entre los investigadores de cáncer de la Facultad de Medicina de IU, Xiongbin Lu, PhD, Profesor de la Fundación Vera Bradley de Innovación del Cáncer de Mama y de Genética Médica y Molecular; y Sophie Paczesny, MD, PhD, Nora Letzter Profesora de Pediatría y Microbiología e Inmunología. 

La inmunoterapia utiliza el sistema inmunitario del cuerpo para atacar y destruir las células cancerosas. Considerado el futuro del tratamiento del cáncer, la inmunoterapia es menos tóxica que la quimioterapia. El cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común entre hombres y mujeres, pero la quimioterapia sigue siendo el estándar de atención, ya que un número limitado de pacientes responde a las opciones actuales de tratamiento de inmunoterapia.

Los hallazgos publicados el 7 de mayo en JCI Insight podrían proporcionar tratamientos adicionales para un mayor número de pacientes con cáncer colorrectal a través de una nueva vía de inmunoterapia. Los investigadores identificaron ST2 como una nueva molécula de punto de control que podría ayudar a las células T a ser más efectivas.

 Puntos de control inmunitarios


Los puntos de control inmunitarios son una parte esencial del sistema inmunitario con la función de evitar que las células inmunes destruyan las células sanas. Las células T son células del sistema inmunitario que atacan a los invasores extraños, como las infecciones, y pueden ayudar a combatir el cáncer. Pero el cáncer es complicado y, a menudo, el microambiente tumoral crea formas de evitar que las células T ataquen a las células cancerosas haciendo un mal uso de varios factores, incluida la activación de las moléculas del punto de control.


Los autores investigaron el uso de datos genéticos tumorales del paciente y descubrieron que la funcionalidad de las células T se reduce en aquéllos que muestran altos niveles de ST2


Dentro del microambiente tumoral, el sistema inmune del cuerpo sabe que algo anda mal y envía una señal de estrés como la alarma IL-33, que trae células inmunes llamadas macrófagos que expresan ST2 (el receptor de IL-33) para ayudar. Lo que al principio es una "buena" respuesta se abruma rápidamente y los macrófagos se convierten en el enemigo en la lucha contra el cáncer de colon.

Los autores investigaron el uso de datos genéticos tumorales del paciente y descubrieron que la funcionalidad de las células T, uno de los factores clave en la lucha contra el cáncer mediante las respuestas inmunes adaptativas, se reduce en pacientes que muestran altos niveles de ST2. Utilizando muestras de tejido tumoral del banco de tejidos IU Simon Comprehensive Cancer Center, los investigadores encontraron una expresión abundante de ST2 en macrófagos en muestras de tejido tumoral de cáncer colorrectal temprano a tardío.

"En todas las muestras de pacientes, pudimos identificar macrófagos que expresan ST2, lo que podría significar que atacar estos macrófagos ST2 sería relevante para los pacientes", dijo Kevin Van der Jeught, PhD. Van der Jeught, investigador postdoctoral en el laboratorio de Lu y primer autor de este estudio.


Investigaciones en ratones


En modelos preclínicos de ratones, los investigadores descubrieron que al enfocarse en los macrófagos que expresan ST2, podían retrasar el crecimiento tumoral. Al agotar estas células inhibidoras, las células T se volvieron más activas en la lucha contra el cáncer.

 Si bien la leucemia y el cáncer colorrectal son enfermedades muy diferentes, los investigadores han encontrado elementos comunes y colaboración en la proteína ST2. "Esta investigación está uniendo el camino en dos enfermedades diferentes", dijo Paczesny. La investigación de Lu se centra en la biología de las células cancerosas en enfermedades como el cáncer de mama triple negativo y el cáncer colorrectal.

"Tenemos que desarrollar nuevas herramientas y nuevos enfoques para los tumores sólidos, y este es el tipo de colaboración que necesitamos para avanzar en los tratamientos futuros", dijo Lu.

Los investigadores también están explorando la terapia combinada con la inmunoterapia existente, como los inhibidores del punto de control PD-1, que trabajan para aumentar las células T directamente, mientras atacan ST2 en las células macrófagas aumentan las células T al detener los inhibidores.

"Potencialmente, a través de una combinación de dos puntos de control en el trabajo en diferentes células inmunes, podríamos mejorar las tasas de respuesta actuales", dijo Van der Jeught.

Los investigadores planean explorar más estos hallazgos y buscar el desarrollo de ST2 para la inmunoterapia contra el cáncer.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.