Benlloch, el artífice de la nueva tecnología, afirma que espera empezar el proyecto el próximo mes de mayo

Europa apoya el proyecto español para monitorizar el cáncer en tiempo real
José María Benlloch, creador del proyecto Open-Imaging, tiene el objetivo de monitorizar el cáncer en tiempo real


09 feb 2022. 16.50H
SE LEE EN 5 minutos
Una nueva tecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado recibir una ayuda europea por parte del Consejo Europeo de Investigación (ERC). Esta aportación, conocida como Proof of Concept, ofrece al proyecto un total 150.000 euros para su desarrollo en los próximos 12 meses. Open-Imaging es el proyecto que está realizando el director del Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M, CSIC-UPV), José María Benlloch, con el objetivo de monitorizar el cáncer en tiempo real.

Benlloch ha afirmado en Redacción Médica que Open-Imaging "surge del proyecto 4D-PET, cuya planificación lleva realizándose desde hace cinco años, momento en que apareció la idea de monitorizar el cáncer en tiempo real. Una vez logramos encontrar un interés práctico, solicitamos una ayuda para realizar una prueba de concepto, que es el Open-Imaging. Si la prueba resulta existosa, es cuando se transferíria esta tecnología con otro proyecto más cuantioso de hasta dos millones y medio de euros. A partir de aquí, buscaríamos la manera de transferir esa tecnología, demostrada en la prueba de concepto, a la industria”. El investigador augura que “el proyecto empezará en mayo, tenemos que firmar un contrato con la Unión Europea, y una vez realizado este paso empezará el proceso. Tengo una idea clara de cómo hacerlo y el proyecto dura un año a partir de cuando se empiece”.

Hoy en día los escáneres de tomografía por emisión de positrones son en forma de anillo cerrado. “La sustancia que se inyecta al paciente es un emisor de positrones que normalmente va con glucosa. Esta glucosa se va distribuyendo en el organismo allí donde hace más falta. Todas las células consumen glucosa, especialmente el cerebro, por ejemplo, pero también los tumores”, explica Benlloch.


"Todas las células consumen glucosa, pero también los tumores"



Antes de abordar la novedad que ofrece la nueva tecnología, Benlloch ha explicado cómo se logra detectar un tumor: “Cuando se ve una acumulación de glucosa en algún lugar del cuerpo no habitual, hay una sospecha de que aquello puede ser cáncer. Podemos observar esta glucosa debido a que lleva un radio trazador, que es un emisor de positrones. El positrón es una partícula de antimateria, la antipartícula del electrón. Inmediatamente encuentra cerca un electrón y se aniquilan los dos. A partir de aquí se emiten dos rayos gama en direcciones completamente opuestas. Podemos saber dónde se acumula la glucosa porque se emiten dos rayos gama en cualquier dirección, pero van en direcciones opuesta. El cruce de dos rectas te da el punto exacto".

La tecnología, clave para mejorar la radioterapia y prontoterapia


“Con la nueva tecnología Open-Imaging, gracias a dos paneles se logrará medir con mucha precisión la llegada de cada uno de los rayos gama a los detectores. Al saber de dónde se emiten no hace falta tener muchas líneas para saber dónde se está produciendo la acción del positrón. Con una sola línea si medimos bien el tiempo es suficiente para conocer su procedencia”, explica de forma detallada el investigador.

Esta tecnología, según explica el director del I3M, "podría llegar a ser muy útil a la hora de realizar radioterapia o prontoterapia, ya que formamos la imagen al mismo tiempo que estás radiando. Por un lado, ves dónde tienes que radiar y por otro ves el efecto de la radiación. Los mismo ocurre con la cirugía. Al ser dos paneles un cirujano o robot pueden estar realizando una cirugía y al mismo tiempo tener una imagen de dónde tenemos que quitar el tumor".


"Se puede realizar una cirurgía y al mismo tiempo tener la imagen de dónde tenemos que quitar el tumor"



La terapia focalizada, otra posible utilidad de Open-Imaging


Hasta ahora en la radiación se utilizan normalmente imágenes previas de resonancia o de TAC. Benlloch afirma que “son morfológicas previas a la radiación o a la cirugía. Si vemos la imagen en ese mismo momento y además es biológica, nos dice las zonas del tumor que están activas”. Así pues, esta tecnología podría llegar a tener una gran repercusión a nivel sanitario.

Otro aspecto que tiene en cuenta el investigador es que el proyecto cuente con un potencial comercial significativo: “La idea de estos proyectos es hacer un preconcepto de algo que es aplicable y tenga una perspectiva comercial importante. El objetivo sería luego utilizarlo para todas estas aplicaciones, como el control de la radioterapia, prontoterapia, guiado mediante imagen en tiempo real de la cirugía... incluso se podía plantear la opción de realizar terapia focalizada en el cáncer de próstata, de mama o de corazón".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.