28 de mayo de 2017 | Actualizado: Sábado a las 21:10
Especialidades > Oncología Médica

Beneficios de correr una media maratón: reduce el riesgo de cáncer de colon

Un estudio señala que los ácidos biliares nocivos de los corredores disminuyen en las carreras de media distancia

Beneficios de correr una media maratón: reduce el riesgo de cáncer de colon
Redacción
Lunes, 08 de mayo de 2017, a las 11:10
Un estudio realizado a 30 corredores aficionados antes y después de participar en una media maratón –21,1 kilómetros– destaca nuevas evidencias de la relación entre el ejercicio físico y la disminución del riesgo de cáncer gastrointestinal, sobre todo el cáncer de colon y recto.

El trabajo, publicado en la revista internacional Oncotarget, ha medido con precisión los niveles sanguíneos de ácidos biliares en los corredores gracias a la utilización de la cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas (LC-MS/MS). Con esta técnica los investigadores observaron que la concentración de ácidos biliares, sobre todo los nocivos, disminuye sustancialmente en las carreras de media distancia.

“Los ácidos biliares provocan un daño celular directo debido al estrés oxidativo, daño al ADN y mitocondrias, inhibición de los procesos de proliferación neoplásica y aumento de la resistencia de las células neoplásicas a los mecanismos inmunitarios que impiden su crecimiento”, ha explicado Fabián Sanchís-Gomar, investigador del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia, Incliva, que ha formado parte del estudio.

Aunque según los investigadores esta disminución de los niveles de ácidos biliares a nivel sanguíneo es independiente de la intensidad del ejercicio, este descubrimiento representa que la práctica de ejercicio físico en general debe ser considera como una herramienta terapéutica más, incluso para pacientes que ya hayan sido diagnosticados de neoplasias como el cáncer de colon o recto. “No es necesario ser un atleta de alto nivel para obtener estos beneficios”, ha añadido Sanchís-Gomar.

En el trabajo han participado junto a los investigadores españoles del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia Incliva, científicos de la Universidad de Verona (Italia) y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.