Cataluña ha sido pionera con su nuevo modelo de diagnóstico molecular, creando la red pública más grande del mundo

"El Estado debe asumir el control de calidad del diagnóstico patológico"
Santiago Ramón y Cajal, jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Vall d'Hebrón; y Xavier Matías-Guiu, jefe de servicio de Anatomia patológica en el Hospital de Bellvitge.


19 ene 2022. 10.50H
SE LEE EN 4 minutos
El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha creado la primera red pública de patología digital, la más grande del mundo hasta ahora. El proyecto, conocido por el nombre Digipatics, consiste en 'tejer' un entramado de expertos patólogos para ofrecer diagnósticos en tiempo récord, hasta en 24 horas. Hasta el momento, la única especialidad que se está beneficiando de esta iniciativa es la Oncología. Su huella en esta ya se está dejando ver en ocho hospitales de toda Cataluña, que cuentan a su vez con 24 escáneres.

Los dos principales impulsores del proyecto, Santiago Ramón y Cajal, jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Vall d'Hebrón y portavoz de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (Fundación ECO); y Xavier Matías-Guiu, jefe de Servicio de Anatomia Patológica en el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, coinciden en que "hay que exportar el modelo catalán" al resto del territorio nacional. 

Para ello, "primero los patólogos se deben de poner de acuerdo, unificar sus criterios y llegar a un objetivo en común para establecer esta red por CCAA, por regiones o en función de lo que cada parte decida", explica Ramón y Cajal.  En este sentido, Matías-Guiu añade que "el Estado debe asumir como propio el control de calidad del diagnóstico patológico y de los biomarcadores". En la actualidad, es la Sociedad Española de Anatomía Patológica la que lleva a cabo esta función, pero denuncia que de esto no puede encargarse una sociedad científica", apostilla.

Este modelo pionero de organización en cuanto al diagnóstico molecular tiene dos objetivos principales: por un lado, "implementar la patología digital en todos los hospitales del Instituto Catalán de Salud (ICS); y, por otro, llevarla al área de Oncología de varios centros sanitarios de toda Cataluña", explica Ramón y Cajal.

Los tres pilares fundamentales de la Oncología de precisión


Esta iniciativa surge de la necesidad de implantar la Medicina de precisión en esta especialidad, de la que nace la Oncología de precisión. Esta se basa en tres pilares fundamentales: en primer lugar, en un diagnóstico anatomopatológico correcto; en segundo, en un estudio de extensión del tumor; y, en último lugar, en el estudio molecular de los biomarcadores, enumera Ramón y Cajal.

Para fomentar esta medicina de precisión, el experto destaca que "es necesario implementar la patología digital y, para ello, se debe escanear todas las preparaciones y los estudios histológicos para poder ver esa información en el ordenador". Asimismo, añade que "además de llevar a cabo más estudios, también se puede compartir imágenes con otros patólogos de nuestro centro y de otros hospitales".

Todo esto permite "tener acceso a esas imágenes en cualquier hospital público de Cataluña y tener a los mejores patólgos para cada especialidad, ya que no en todos los centros sanitarios hay especialistas de todas las áreas. Con esto, podemos tener acceso al mejor patólogo renal o de neurosarcomas, por ejemplo, y así optimizar ese diagnóstico anatomopatológico que es el primer paso y el más importante".


Matías-Guiu: "Este proyecto nos da la oportunidad de prescindir del microscopio y ver las imágenes en tiempo real"



"Este proyecto nos da la oportunidad de prescindir del microscopio y ver las imágenes a tiempo real de los más de 130 patólogos del ICS", asevera Matías-Guiu. Asimismo, manifiesta que "hay subgrupos de tumores que son especialmente difíciles y que, en estos casos, es muy importante, no solo tener la opinión de un gran experto, sino de tener el consenso entre los especialistas".

En esta misma línea, Matías-Guiu declara que "también es beneficioso en cuanto a la cuantificación de biomarcadores ya que, la mayoría de ellos, los vemos en las preparaciones pero no podemos saber el porcentaje exacto ante el que nos encontramos. Nuestro ojo es imperfecto, en cambio un sistema software es perfecto".

Respecto a este asunto, este experto muestra que "esto ya es una realidad que se está implantando en algunos hospitales de Cataluña pero también será un hecho de que al final de año todos estemos ya funcionando con la telepatología", concluye. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.