La Inteligencia Artificial y el ChatGPT abre una nueva frontera a la hora de abordar enfermedades neurodegenerativas

Tecnología, datos e innovación: la receta para 2023 contra el alzhéimer
Pedro Cano, director de Proyectos y Operaciones de Sabadell Gent Gran, Corporación Sanitaria Parc Taulí.


10 ene 2023. 08.00H
SE LEE EN 5 minutos
La Inteligencia Artificial está abriéndose camino en el mundo de la sanidad a pasos agigantados, y una de las últimas herramientas que ha causado un gran optimismo es el ChatGPT. Pese a ello, Pedro Cano, director de Proyectos y Operaciones de Sabadell Gent Gran, Corporación Sanitaria Parc Taulí y médico experto en Salud Digital, defiende en Redacción Médica que ni mucho menos debe sustituir al médico especialista, ya que su función “pasa por ofrecer elementos de trabajo”. Por otra parte, la Neurología se ha convertido en una de las principales especialidades que, en un futuro a corto plazo, se verá beneficiada gracias a la neurociencia, y la detección del alzhéimer o el párkinson en sus primeras etapas a través de los algoritmos de Inteligencia Artificial empieza a ganar fuerza.

Cano no tiene ninguna duda de que la Inteligencia Artificial se convertirá en una poderosa herramienta en manos de los médicos para ayudar a hacer o verificar un diagnóstico, adaptar el tratamiento a un paciente individual o para ofrecer un pronóstico. Pese a ello, no cree que “lleguemos a preguntar directamente al Doctor Inteligencia Artificial acerca de un diagnóstico definitivo de forma aislada y sin intervención de un médico. No puede ni debe reemplazar completamente al médico humano. La realidad es que ChatGPT responde a preguntas de seguimiento, admite sus errores, cuestiona premisas incorrectas y rechaza solicitudes inapropiadas, con lo que hace el trabajo de investigación y reporte mucho más fácil, pero debe dejarse el trabajo de valoración final en las personas. Sus resultados deberán ser validados”.

El especialista no tiene ninguna duda de que el potencial de ChatGPT llegará a ser útil a la hora de abordar diferentes enfermedades neurodegenerativas: “La intersección entre la Neurociencia y la Inteligencia Artificial abre una nueva frontera particularmente emocionante y prometedora. Los algoritmos detrás del programa de ChatGPT algún día podrán ayudar a los médicos a detectar la enfermedad de Alzheimer en sus primeras etapas. En Estados Unidos ya se ha iniciado un ensayo para comprobar la viabilidad de una detección digital de la demencia usando técnicas de Inteligencia Artificial para identificar casos no diagnosticados en centros de salud calificados a nivel federal afiliados a Eskenazi Health y en clínicas de atención primaria de la Miami University. Los pacientes serán seguidos durante dos años consecutivos para determinar cuántos casos nuevos de enfermedad de Alzheimer se reconocieron y documentaron”.


"El ChatGPT no puede ni debe reemplazar completamente al médico humano"



Así pues, el futuro del cuidado de la enfermedad de Alzheimer, pasa por tres líneas de trabajo definidas por el especialista durante este 2023: “La tecnología, la explotación de datos con herramientas de Inteligencia Artificial y la innovación deben ser clave. Para ello, es necesario el desarrollo innovador de fármacos, nuevos enfoques para el diagnóstico y la atención reforzada por soluciones de salud digital”.

La tecnología para detectar el párkinson y esclerosis


Actualmente no existen biomarcadores efectivos para diagnosticar la enfermedad de Parkinson o monitorizar su progresión, aunque sí se ha empezado a llevar a cabo diagnósticos digitales. “Un equipo de investigación dirigido por ingenieros y neurólogos de la RMIT University ha creado una aplicación móvil que utiliza la voz de una persona para detectar la enfermedad de Parkinson y la Covid-19 grave. Otro enfoque es ayudar a detectar el párkinson es a través de patrones de la respiración. Un equipo de investigación del Massachusetts Institute of Technology han desarrollado un modelo de Inteligencia Artificial para detectar la enfermedad y rastrear su progresión a partir de las señales de respiración nocturna”, expone Cano.

Otra aplicación de la tecnología y la innovación aplicada es el uso de la realidad virtual y el 5G para permitir una rehabilitación a distancia en personas que viven con esclerosis múltiple. En esta línea, el especialista confirma que “el Hospital Universitario de la Princesa y Telefónica están desarrollando un piloto pionero en España que facilitará la terapia en remoto, guiada por un fisioterapeuta”.


"La entrada del Metaverso en la Sanidad no debería ser tan intimidante como se podría pensar"



Los cambios tecnológicos que ya están afectando a la sanidad inician, en palabras del propio Cano, “un abanico de posibilidades apasionante. La confluencia de avances en tecnologías de biosensores junto a mejoras en los mecanismos de prestación de atención médica y mejoras en el aprendizaje automático, junto a una mayor conciencia de la monitorización remota de los propios pacientes, ha acelerado el impacto de la salud digital en casi todas las disciplinas médicas. Dentro de las últimas modas tecnológicas, la entrada del Metaverso en la Sanidad no debería ser tan intimidante como se podría pensar. La formación y capacitación del personal asistencial, la mejora de la experiencia del paciente, de las instalaciones de atención médica son las principales áreas preparadas para esta aplicación del Metaverso”.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.