Se buscan 4.000 voluntarios para un ensayo sobre cómo prevenir la demencia

Investigadores reclutan a personas de 60-80 años que tengan disponibilidad para acudir a actividades en Barcelona

Rafael de la Torre (IMIM) y José Luis Molinuevo (BBRC de la Fundación Pasqual Maragall).
Se buscan 4.000 voluntarios para un ensayo sobre cómo prevenir la demencia
mié 11 diciembre 2019. 16.20H
Investigadores del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM) y del BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC) de la Fundación Pasqual Maragall buscan a 4.000 voluntarios para un ensayo clínico que estudiará prevenir la demencia en personas con problemas subjetivos de memoria con una intervención multimodal de dieta mediterránea, entreno cognitivo y físico y un complemento dietético -un compuesto del té verde-.

En rueda de prensa este miércoles, el director de investigación de Neurociencias del IMIM, Rafael de la Torre, y el de prevención del alzhéimer del BBRC, José Luis Molinuevo, han explicado que el estudio 'Pensa' (por sus siglas en inglés) se basa en evidencias científicas previas para demostrar que la "sinergia" de hábitos, nutrición y ejercicio permite potenciar los efectos de cada intervención y retrasar el deterioro cognitivo.

De la Torre ha explicado que las neuronas son las responsables de codificar y almacenar de forma ordenada la información: "De adultos, tenemos una red muy tupida de neuronas, pero al hacernos mayores se hace más laxa y se deteriora". Este proyecto pretende mejorar la plasticidad sináptica para que esta red sea más sostenida y, así, se mejore el funcionamiento cognitivo y frenar la demencia.

En el estudio, reclutan a personas de entre 60 y 80 años que tengan disponibilidad para acudir a actividades y visitas en Barcelona, y que tengan la percepción de que se olvidan de conversaciones recientes o "repiten preguntas". Pueden apuntarse en la web 'pensaalzheimer.org'.

Doscientes elegidos 


Asimismo, han explicado que, de las 4.000 personas que esperan que se inscriban, se seleccionará a 200 y se dividirán de forma aleatoria en dos grupos de 100: el primero recibirá una intervención multimodal de un año, con seguimiento quincenal, y el segundo recibirá unas recomendaciones de salud al inicio, y ambos se someterán a exploraciones de neuorimagen y biomarcadores.


"En un porcentaje muy elevado de quienes desarrollarán demencias hay factores de riesgo que hace que evolucione"


A la vez, cada grupo se dividirá en dos: uno recibirá el complemento dietético, el compuesto derivado del té verde llamado 'epigalocatequina galato' que ha demostrado efectos positivos en la función cognitiva de personas con síndrome de Down, y otro placebo, con lo que se harán cuatro subgrupos de 50 personas.

La intervención se alargará 17 meses, con los primeros dedicados a exploraciones para conocer a cada participante y sus hábitos, y el grupo de intervención contará con ejercicio físico en gimnasio, una dieta mediterránea hipocalórica, y ejercicios cognitivos en una interficie que permitirá ver si los participantes los realizan pero también cómo avanzan.

Los criterios de selección se centrarán en las personas que tienen más riesgo de desarrollar demencia a corto plazo, las personas que tienen el gen 'ApoE4', que está asociado a la demencia y provoca cambios estructurales, y que calculan que afectará al 25 por ciento de los voluntarios, ha detallado Molinuevo.

Financiación de un millón de dólares


El estudio ha recibido una subvención de un millón de dólares (unos 900.000 euros) de la Alzheimer's Association de Estados Unidos, y se enmarca en el proyecto mundial World Wide Fingers, dedicado a la prevención primaria del deterioro cognitivo y la demencia, y cuenta con apoyo del Instituto de Salud Carlos III.

El BBRC y el Servicio de Neurología del Hospital del Mar realizarán la selección junto con centros de Atención Primaria (CAP) del área de salud Barcelona Litoral Mar, y el proyecto contará con una 'app' que monitorizará los hábitos de dieta, actividad física, interacción social y estado de ánimo durante toda la intervención, que incluye apoyo psicoeducativo.

"Al menos en un porcentaje muy elevado de las personas que acabarán desarrollando demencias hay factores de riesgo y de estilo de vida que hace que evolucione" hasta ese fin, por lo que creen que esta intervención podrá ayudar, aunque en los casos de alzhéimer genético será más complicado, ha explicado De la Torre.

Prevén que algunas personas de estas edades tengan también síndrome metabólico, sobrepeso, obesidad o diabetes, un tipo de pacientes que en estudios anteriores se ha demostrado que tienen un mayor deterioro cognitivo, y en las que la intervención no solo logrará beneficios cognitivos, sino que también puede mejorar su salud.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.