Mantener el tejido muscular desde la mediana edad ayuda a prevenir ictus

La cantidad de músculo magro de una persona a partir de los 45 años se relaciona con su riesgo de enfermedad cardiaca

Mantener el tejido muscular desde la mediana edad ayuda a prevenir ictus
mar 12 noviembre 2019. 00.30H
La cantidad de músculo magro que una persona sana tiene en la mediana edad está relacionada con su riesgo futuro de enfermedad cardíaca, al menos en los hombres, según sugiere una investigación en el Journal of Epidemiology & Community Health.

Mantener el volumen del tejido muscular puede ser un medio eficaz para promover la salud cardiovascular y evitar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares más tarde, concluyen los investigadores.

El volumen del tejido muscular comienza a disminuir progresivamente desde mediados de la tercera década de vida en adelante a una tasa de alrededor del 3 por ciento cada década. Tiene un papel activo en varios procesos metabólicos y su disminución está asociada, entre otras cosas, con la discapacidad y un mayor riesgo de muerte.

Investigaciones anteriores indican que la masa muscular está asociada con el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, pero estos estudios se han centrado en los resultados de salud de las personas con enfermedades cardíacas existentes.


Dieta mediterránea y actividad física


Los investigadores querían averiguar si la masa muscular en la mediana edad también podría predecir el riesgo posterior de mala salud cardiovascular en personas sin enfermedad cardíaca.

Por lo tanto, analizaron el número de nuevos casos de enfermedad cardiovascular que surgieron durante un período de 10 años en 2.020 miembros del público, 1.019 de los cuales tenían más de 45 años entre 2001 y 2002.

Ninguno de estos hombres y mujeres mayores tenían enfermedad cardíaca al comienzo del estudio, que es cuando proporcionaron información sobre el estilo de vida, incluso sobre cuán estrechamente siguieron una dieta mediterránea y cuánta actividad física realizaron.


Diferencias entre sexos



El menor número de casos ocurrió en el tercio de las personas con el mayor volumen muscular en comparación con aquellos en el rango más bajo


Se midieron los niveles de grasas en sangre circulantes y los indicadores de inflamación, al igual que la presión arterial y el peso, todos los cuales son posibles factores de riesgo de enfermedad cardíaca. La masa muscular esquelética se calculó utilizando datos publicados previamente y se ajustó por peso y altura.

Durante el período de monitoreo de 10 años, 272 (poco menos del 27 por ciento) casos mortales y no mortales de enfermedad cardiovascular, incluyendo accidente cerebrovascular y accidente cerebrovascular menor, surgieron entre los 1.019 participantes de mediana edad.

Los hombres tenían alrededor de cuatro veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las mujeres, después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes. Y el volumen de masa muscular se asoció con el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El menor número de casos ocurrió en el tercio de las personas con el mayor volumen muscular en comparación con aquellos en el rango más bajo al comienzo del período de monitoreo. Las personas con el mayor volumen de tejido muscular tenían un 81 por ciento menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral, por ejemplo.


Estudio observacional


La prevalencia de hipertensión arterial, diabetes y obesidad, todos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, fueron más bajos entre aquellos con el mayor volumen muscular. Y aquellos en este grupo tendían a ser más jóvenes, hombres y fumadores. Y también eran más activos físicamente, tenían mayores niveles de ingresos y educación, y una dieta de estilo mediterráneo.

Pero cuando se llevó a cabo un análisis más detallado, el volumen muscular permaneció significativamente asociado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, independientemente de la dieta, los ingresos del hogar y el nivel educativo, así como con factores de riesgo conocidos, como la diabetes entre las personas de 45 años o más, pero solo entre hombres.

La disparidad de género puede explicarse en parte por un mayor volumen muscular en los hombres para comenzar y las diferencias hormonales entre los sexos en el proceso de envejecimiento, sugieren los investigadores.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Sin embargo, los resultados "apuntan a la importancia de la preservación de la masa muscular esquelética en relación con el riesgo de enfermedad cardiovascular", señala el profesor Demosthenes Panagiotakos, de Escuela de Ciencias de la Salud y Educación de Atenas (Grecia).

Y sugieren además que la actividad física periódica, incluido el entrenamiento de resistencia y una dieta rica en proteínas, puede ayudar a preservar la masa muscular magra a medida que las personas envejecen.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.