26 de mayo de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:15
Especialidades > Neurología

La recuperación de accidente cerebrovascular mejora con privación sensorial

El estudio, realizado en ratones, evidencia que cerrar temporalmente las señales neuronales ayuda a la recuperación

Los hallazgos aseguran que se puede estimular la recuperación tras desocupar algunas áreas cerebrales.
La recuperación de accidente cerebrovascular mejora con privación sensorial
Redacción
Jueves, 01 de febrero de 2018, a las 11:30
Cerrar temporalmente las señales neuronales en una parte saludable del cerebro puede ayudar a la recuperación del accidente cerebrovascular, según una nueva investigación realizada en ratones. Los hallazgos, de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, en Estados Unidos, se detallan en un artículo publicado este miércoles en 'Science Translational Medicine'.

Los ratones que habían experimentado accidentes cerebrovasculares tenían más probabilidades de recuperar la capacidad de emplear una pata delantera si sus bigotes se cortaban después de un accidente cerebrovascular. Recortar los bigotes priva a un área del cerebro del roedor de recibir señales sensoriales a través de los bigotes de los animales y deja esa área del cerebro más plástica, o receptiva al cableado para asumir nuevas tareas.

"Es posible que tengamos que replantearnos cómo hacemos la rehabilitación del accidente cerebrovascular –asegura el autor principal Jin-Moo Lee, profesor de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington-. La rehabilitación de accidentes cerebrovasculares a menudo se enfoca en tratar de entrenar a los pacientes para compensar la discapacidad causada por el accidente cerebrovascular, pero esta estrategia tiene una efectividad limitada. Nuestros hallazgos sugieren que podemos estimular la recuperación al desocupar temporalmente algunas áreas cerebrales y hacer de esa región del cerebro más plástica. Una forma de hacerlo podría ser inmovilizando una extremidad sana".

450.000 personas sobreviven al ictus cada año

Aproximadamente 450.000 personas sobreviven a ictus cada año. Debido a que el cerebro es adaptable, las personas normalmente recuperan una cantidad limitada de funciones de forma natural.

La profundidad con la que una persona se recupera se correlaciona con la capacidad de su cerebro para reconectar y mover funciones de áreas lesionadas a ilesas. Pero esta adaptabilidad también significa que hay una batalla constante por el control de lugares del cerebro. Normalmente, si se interrumpe la señalización neuronal en un área -por privación sensorial o amputación de extremidades, por ejemplo- las funciones vecinas se diseminarán en esa área no utilizada.

Reasignación de funciones

Lee, el primer autor Andrew Kraft, estudiante de doctorado de la Universidad de Washington, y su equipo de investigación razonaron que cerrar las señales a un área no lesionada cerca del sitio del daño del ictus promovería la reasignación en esa área mediante la generación áreas vacantes.

Los investigadores desencadenaron un derrame cerebral en la parte del cerebro de los ratones que controla la pata delantera derecha. Luego, cortaron los bigotes en la mitad de los ratones para inducir la privación sensorial en una región del cerebro cercana al accidente cerebrovascular y dejaron intactos los bigotes de los otros ratones. Los roedores confían en sus bigotes, que son ricos en terminaciones nerviosas, para detectar la ubicación de los objetos en su entorno.

Los científicos midieron la recuperación al comparar el uso de las patas delanteras derecha e izquierda. Inmediatamente después de los ictus, ambos grupos de animales favorecieron sus patas delanteras izquierdas; pero cuatro semanas después de los ataques cerebrovasculares, aquellos con bigotes cortados habían comenzado a usar sus patas delanteras otra vez, y en ocho semanas, habían vuelto a usar ambas por igual. Por el contrario, los roedores cuyos bigotes no estaban recortados no mostraron mejoría a las cuatro semanas y solo exhibieron una recuperación parcial a las ocho semanas.

Bigotes intactos

Entonces, los autores mapearon los cerebros de los ratones para encontrar el área exacta que controlaba la pata delantera derecha. En cada ratón con bigotes recortados, el lugar del control de las patas delanteras se había apoderado de parte del área que generalmente recibe la sensación de bigote. En los animales con los bigotes intactos, el locus de control de las patas delanteras se había movido a cualquiera de varios puntos contiguos al sitio de la lesión.

Los investigadores mantuvieron las barbas de los ratones recortadas durante ocho semanas, hasta que se recuperaron por completo de los accidentes cerebrovasculares y volvieron a usar ambas patas delanteras por igual. Luego, permitieron que los bigotes crecieran nuevamente. Cuatro semanas después, el control de los bigotes había recuperado parte de su anterior propiedad inmobiliaria en el cerebro. Aun así, el control de las patas delanteras permaneció en una esquina del área. Los ratones continuaron teniendo pleno uso de sus patas.

Lee y su equipo de investigación no saben si al permitir que la pata delantera se apodere de una parte del área que normalmente se dedica a controlar el movimiento de los bigotes, los ratones pierden el control sobre sus bigotes. Pero es posible que una función cerebral llegue al territorio de otra función sin aparentes efectos negativos, plantean.