Las relaciones de confianza pueden ayudar a establecer nuevas vías neuronales y mejorar la calidad de vida

La amabilidad potencia la salud del cerebro y contrarresta el estrés
Un estudio elabora un programa educativo para promover la resiliencia y el comportamiento prosocial empático


01 may 2022. 12.10H
SE LEE EN 4 minutos
El cerebro sigue siendo uno de los órganos que suscita más interrogantes entre los neurólogos debido a su elevada complejidad. Ahora, una reciente investigación afirma que la amabilidad no solamente afecta directamente a los sentimientos de quien la recibe, sino que también puede repercutir en la salud cerebral de toda la familia.

La pandemia originada por el coronavirus ha llegado a provocar un cambio radical en la vida de muchas familias, generado entre padres e hijos situaciones de aislamiento, desconexión y cambios sin precedentes en la forma en que se involucran y socializan. La investigación, publicada en la revista 'Frontiers in Psychology', explica factores como por ejemplo participar en actos de bondad, desarrollar relaciones de confianza y responder compasivamente a los sentimientos de los demás pueden ayudar a establecer nuevas vías neuronales y mejorar la calidad de vida.

Los participantes del estudio realizado por un equipo multidisciplinar de investigadores y médicos del Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Texas fueron reclutados a través de redes profesionales y publicaciones en las redes sociales, principalmente en grupos en línea para padres. Treinta y ocho madres con hijos entre las edades de 3 años, 0 meses, y 5 años, 11 meses participaron en el estudio para analizar los efectos de la amabilidad y se les entregó un programa de formación 'on line' sobre la bondad que consta de cinco módulos breves. Una vaca digital, Moozie, describe ejercicios creativos que los padres pueden hacer con sus hijos para enseñarles a ser amables. Para determinar cómo influye la amabilidad en la salud del cerebro, los investigadores pidieron a los padres que encuestaran su propia resiliencia e informaran sobre la empatía de sus hijos antes y después del programa de formación.

Los resultados mostraron un aumento de todo el grupo en los niveles de resiliencia de las madres y los comportamientos prosociales empáticos informados por la madre en sus hijos. Así pues, el estudio apoya la idea de que practicar la amabilidad puede ser una herramienta útil para ayudar a las madres a ser más resistentes a la hora de superar las dificultades y hacer frente al estrés, especialmente durante una pandemia mundial.

Las restricciones ante el coronavirus reducieron el aprendizaje social


De forma inesperada, los investigadores descubrieron que los niveles de empatía de los niños se mantenían por debajo de la media, pese a la mejora lograda tras el entrenamiento. Esto podría deberse a que las medidas de seguridad para frenar el coronavirus limitaron significativamente el aprendizaje social y emocional normal de los niños participantes.

Tras estos resultados, los investigadores apuestan por iniciar métodos y protocolos específicos que utilizan actividades de construcción de amabilidad y resiliencia para, de esta manera, promover la interacción entre padres e hijos y el desarrollo relacional como base para crear familias más felices y sanas para el cerebro.

La investigación, eficaz para abordar factores estresantes


El programa Kind Minds con Moozie resultó en una herramienta valiosa para proporcionar apoyo estructurado e instrucción didáctica para ayudar a los padres a apoyar y promover el comportamiento prosocial empático del niño y demostró ser útil en intervenciones de apoyo para familias expuestas a eventos adversos, así como a crisis de salud pública.

Finalmente, los investigadores consideran que este programa podría usarse a la hora de planificar intervenciones para cuidadores destinadas a mejorar los recursos para hacer frente a los factores estresantes de la vida. Por lo tanto, los presentes resultados resaltan la importancia de diseñar herramientas terapéuticas digitales y capacitación en amabilidad diseñadas para mejorar el bienestar de los padres y los niños.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.