Por fin la Neurología explica por qué nuestro cerebro pide comida basura

Investigadores de la Universidad de Northwestern asegura que la falta de sueño genera la necesidad de ingerir calorías

En el experimento, después de no dormir, comieron alimentos con mayor densidad de energía.
Por fin la Neurología explica por qué nuestro cerebro pide comida basura
vie 11 octubre 2019. 15.20H
Un estudio elaborado por investigadores de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern ha dictaminado que es el sistema olfativo y la forma en la que se ve afectado por la falta de sueño la que hace que al individuo le apetezcan más alimentos con alto contenido calórico y altos en grasas cuando trasnocha o sufre de insomnio.

Según explican los expertos, cuando se duerme poco, el sistema olfativo tiende a funcionar a hiperimpulsión, intensificando los olores de los alimentos en el cerebro para que pueda distinguir mejor entre los olores alimentarios y no alimentarios. Una actividad que provoca una especie de colapso en la comunicación con otras áreas del cerebro que reciben señales de alimentos por la que las decisiones sobre qué comer cambian.

“Cuando duermes poco, es posible que estas áreas del cerebro no reciban suficiente información, y esto favorece que elijas alimentos con una señal de energía más rica”, ha afirmado el autor principal del estudio Thorsten Kahnt, profesor asistente de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.


"Cuando duermes poco es posible que ciertas áreas del cerebro no reciban suficiente información y eso favorece que elijas alimentos con señal enérgica más rica"


El texto, por otro lado, añade que “también puede ser que estas otras áreas no puedan controlar las señales agudas en la corteza olfatoria” y que “eso también podría llevar a elegir rosquillas y patatas fritas”.

Aunque este informe sea de los primeros en relacionar la falta de sueño con la apetencia por hidratos, existen investigaciones anteriores que han demostrado que la falta de sueño aumenta ciertos endocannabinoides. Algo que los investigadores también tomaron en consideración. "Nos preguntamos si los cambios en la ingesta de alimentos después de la privación del sueño estaban relacionados con la forma en que el cerebro responde a los olores de los alimentos, y si esto se debía a cambios en los endocannabinoides”, explica Kahnt. 


El estudio


Los científicos investigaron esta pregunta y llevaron a cabo un experimento de dos partes con 29 hombres y mujeres, de 18 a 40 años. Los participantes del estudio se dividieron en dos grupos. Una noche experimentaron sueño normal y cuatro semanas después, solo se les permitió dormir durante cuatro horas.

Repitieron la experiencia para el segundo grupo, pero revertida. El día después de cada noche (buen sueño y sueño privado), los científicos sirvieron a los participantes un menú controlado para el desayuno, el almuerzo y la cena, pero también les ofrecieron un buffet de bocadillos. Los científicos midieron cuánto y qué comieron. “Después de no dormir, comieron alimentos con mayor densidad de energía [más calorías] como rosquillas, galletas con chispas de chocolate y papas fritas”, concluye Kahnt.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.