18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:40
Especialidades > Neurología

El espacio altera la visión y modifica el cerebro de los astronautas

La exposición al entorno espacial tiene "efectos permanentes en los seres humanos", según un estudio

La NASA ve prioritario estudiar cómo resolver estas consecuencias.
El espacio altera la visión y modifica el cerebro de los astronautas
Redacción
Jueves, 02 de noviembre de 2017, a las 17:40
Los astronautas experimentan cambios cerebrales cuando viajan al espacio, según un estudio del Medical University of South Carolina (MUSC). Bajo el nombre 'Efectos de los vuelos espaciales en la estructura del cerebro de los astronautas como se indica en resonancia magnética' y publicado en New England Journal of Medicine, los hallazgos confirman que sufren una alteración de la visión y una mayor presión dentro de sus cabezas durante un vuelo espacial a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Estas condiciones pueden convertirse en un problema serio para los astronautas, particularmente si ocurren en órbita terrestre bordo de la ISS o lejos de la Tierra, como en una misión de exploración a Marte.

Según la investigadora del estudio, Donna Roberts, la exposición al entorno espacial tiene "efectos permanentes en los seres humanos".

Para describir estos síntomas, la NASA acuñó el término 'síndrome de presión intracraneal por discapacidad visual' o 'síndrome de VIIP'. Se cree que la causa de este síndrome está relacionada con la redistribución del líquido corporal hacia la cabeza durante la exposición a microgravedad a largo plazo. Sin embargo, la causa exacta es desconocida.

Teniendo en cuenta las preocupaciones de seguridad y el posible impacto en los objetivos de exploración humana, la agencia espacial ha convertido en "prioridad" la determinación de la causa del síndrome VIIP y cómo resolver sus efectos.

Diferencias en vuelos de larga y corta duración

El descubrimiento confirma un estrechamiento del surco central del cerebro que separa los lóbulos parietal y frontal en el 94 por ciento de los astronautas que participaron en vuelos de larga duración y en el 18,8 por ciento de los astronautas en vuelos de corta duración.

Además, se ha descubierton un estrechamiento de los espacios del líquido cefalorraquídeo en la parte superior del cerebro entre los astronautas de vuelo de larga duración, si bien no en los astronautas de vuelo de corta duración. Cuanto más tiempo permanezca en el espacio un astronauta, peor serán los síntomas del síndrome VIIP.