18 de enero de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Especialidades > Neurología

El consumo de sustancias 'catapulta' la aparición de esquizofrenia

Si la psicosis se induce a través del cannabis, el riesgo de desarrollar esta enfermedad o un trastorno bipolar es mayor

Según un estudio que contó con la participación de 6.800 pacientes.
El consumo de sustancias 'catapulta' la aparición de esquizofrenia
Redacción
Jueves, 28 de diciembre de 2017, a las 12:10
El desarrollo de trastorno bipolar y esquizofrenia está fuertemente asociado al consumo de sustancias que inducen a la psicosis, por ejemplo el cannabis. Así lo certifica un estudio que incluyó a casi 6.800 pacientes en Dinamarca.

Según el estudio, un tercio de los mismos experimentó psicosis inducida por cualquier tipo de sustancia, antes de desarrollar esquizofrenia o trastorno bipolar en los 20 años posteriores. La tasa de conversión a causa del cannabis fue la mayor, con 600 participantes de la muestra total afectados.

Las conductas de autolesión después de la psicosis se asociaron significativamente con un mayor riesgo de conversión a trastorno bipolar y esquizofrenia, aunque cuando se produjeron a una edad joven se relacionó solo con el desarrollo de la esquizofrenia.

Seguimiento de pacientes con psicosis inducida

Carsten Hjorthøj, del Mental Health Center del Copenhagen University Hospital, señala a Medscape que es necesario hacer seguimiento a cualquier paciente con psicosis inducida por sustancias "durante un largo periodo de tiempo, tal vez incluso en ausencia de síntomas de psicosis".

Según Hjorthøj, estos pacientes "tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar enfermedad mental grave incluso en la fase no aguda posterior al alta".

"Si los médicos no pueden hacer esto por sí mismos, entonces los pacientes y su red de apoyo deben recibir instrucciones sobre cómo detectar los signos de alerta temprana de una enfermedad mental y cómo reaccionar adecuadamente lo antes posible", añade.

El especialista considera que las psicosis inducidas por sustancias son “interesantes de investigar ya que sabemos muy poco sobre ellas, menos de lo que uno podría pensar”. Además, sugiere que “la etiología potencial entre el uso de sustancias y el posterior desarrollo de enfermedades mentales graves aún no se comprende bien, y es un punto de debate continuo si la conexión es o no es causal. El presente estudio es un vínculo potencialmente importante para este debate”.