Los neumólogos europeos celebran la continuidad de Madrid Central

La contaminación envejece prematuramente los pulmones y contribuye a desarrollar EPOC

Los neumólogos europeos celebran la continuidad de Madrid Central
mar 27 agosto 2019. 14.10H
La European Respiratory Society (ERS) celebra el mantenimiento de Madrid Central, informa su socia española, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Y es que, según un nuevo estudio de la ERS, la contaminación del aire acelera el envejecimiento de los pulmones, además de causar y empeorar infecciones y patologías respiratorias crónicas.

Los neumólogos europeos valoran este hecho sobre todo cuando “Madrid acogerá el Congreso Internacional de ERS del 28 de septiembre al 2 de octubre” de este mismo año, y señalan con contundencia que “ERS aboga firmemente por medidas para reducir los niveles de contaminación del aire y mejorar la calidad del aire, ya que el acceso a aire limpio es una necesidad y un derecho fundamentales para todos los ciudadanos de Europa, y es clave para proteger la salud humana”.

Un estudio publicado en el European Respiratory Journal, uno de los más grandes realizados hasta la fecha, concluye que la contaminación del aire contribuye a que los pulmones envejezcan más pronto e incrementa el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica.


Cada vez más evidencia sobre los efectos de la contaminación


Ante ambas noticias, “Separ ha recibido con satisfacción el posicionamiento de la ERS, con el que está en plena sintonía, ya que Separ apoya todas las medidas que sean necesarias para preservar y mejorar la salud pulmonar de los ciudadanos”.

“Esto se debe a que cada vez hay más evidencias científicas que demuestran que la contaminación del aire es altamente nociva para los pulmones, ya que causa y empeora infecciones y patologías respiratorias crónicas”, afirma Isabel Urrutia, coordinadora del Área de Medio Ambiente de la sociedad médica.


"La ERS cree que se deberían implementar medidas adicionales y estrategias complementarias para mejorar la calidad del aire en las ciudades"


Madrid Central ha mejorado efectivamente la calidad del aire y “ha puesto en primer lugar la salud de los ciudadanos al dar prioridad al caminar, el ciclismo y el uso del transporte público, a fin de reducir las emisiones y limpiar el aire de la ciudad”, destaca la ERS en su posicionamiento.

No obstante, “aunque la zona de bajas emisiones es una parte importante de la solución, la ERS cree que se deberían implementar medidas adicionales y estrategias complementarias para mejorar la calidad del aire en las ciudades”.


Contaminación y envejecimiento pulmonar


Sobre el nuevo estudio, Urrutia explica que “sabemos que la función pulmonar disminuye a medida que envejecemos, pero esta nueva investigación señala que la contaminación del aire también contribuye a este proceso de envejecimiento y se suma así a la evidencia de que respirar aire contaminado causa daños en los pulmones”.

Hasta ahora, pocos estudios han analizado cómo la contaminación afecta a la salud de los pulmones y, para resolver este déficit, los investigadores evaluaron a más de 300.000 personas utilizando los datos del estudio del UK Biobank, la relación entre la contaminación el aire y cambios en los pulmones, su función y si afecta al riesgo de desarrollar EPOC.

De esta manera, estimaron con un modelo validado los niveles de contaminación a los que las personas estaban expuestas en sus hogares, en el momento de inscribirse en el estudio del UK Biobank, y analizaron distintos contaminantes, como material particulado (PM10), material particulado fino (PM2.5) y dióxido de nitrógeno, debidos a la quema de combustibles fósiles de escapes de automóviles y otros vehículos, centrales eléctricas y emisiones industriales.

Por su parte, los participantes respondieron a cuestionarios de salud detallado y su función pulmonar se midió con pruebas de espirometría, al inscribirse, entre 2006 y 2010.

Después, los investigadores realizaron múltiples pruebas para determinar cómo la exposición a largo plazo a niveles más altos de los distintos contaminantes del aire producía cambios en la función pulmonar de los participantes.


Pérdida de función pulmonar



La prevalencia de EPOC en áreas con concentraciones de PM2.5 mayores que lo que recomienda la OMS fue cuatro veces mayor


Los análisis consideraron su edad, sexo, índice de masa corporal, nivel de educación, si eran fumadores o fumadores pasivos, y la ocupación. Los datos mostraron que, por cada aumento promedio anual de 5 microgramos por metro cúbico de PM2.5 en el aire al que estaban expuestos los participantes en el hogar, la pérdida de la función pulmonar fue similar a los efectos de dos años de envejecimiento.

En el mismo estudio se ha visto que la prevalencia de EPOC, entre los participantes que viven en áreas con concentraciones de PM2.5 por encima de las pautas promedio anuales de la Organización Mundial de la Salud de 10 microgramos por metro cúbico, fue cuatro veces mayor que entre las personas expuestas al tabaquismo pasivo en el hogar, y la prevalencia fue de la mitad frente a la de las personas que habían fumado alguna vez.

Cabe destacar que los límites actuales de calidad del aire en la UE para PM2.5 son de 25 microgramos por metro cúbico, más altos que los niveles que los investigadores vieron vinculados a la función pulmonar reducida.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.