12 dic 2018 | Actualizado: 21:10

La coordinación de Urgencias, Neumología y AP, clave en el control del asma

Separ impulsa un curso de formación en asma grave con el reconocimiento de varias sociedades científicas

Marina Blanco.
La coordinación de Urgencias, Neumología y AP, clave en el control del asma
mar 04 diciembre 2018. 12.05H
Un curso impulsado por Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, Separ, con el reconocimiento de las sociedades científicas de Atención Primaria y Urgencias, Semergen, SEMFyC, SEMG, GRAP y Semes pone en valor la importancia de una buena comunicación y coordinación entre los profesionales de Atención Primaria y los especialistas en Neumología para mejorar el control del asma grave.

“Cuando la comunicación entre ambos colectivos es buena, existe una buena coordinación y unos criterios de actuación comunes podemos ofrecer a los pacientes con asma grave tratamientos más eficaces para el control de su enfermedad y en consecuencia ofrecerles una mejor calidad de vida”, explica la neumóloga Marina Blanco, secretaria general de Separ y coordinadora del curso.

El asma es una enfermedad con una alta prevalencia en España y es motivo frecuente de consulta en Atención Primaria. Del 5,7 por ciento de las personas con asma se estima que un 3,9 por ciento tiene asma grave, es decir, que precisa para su control múltiples fármacos a altas dosis o bien que permanece no controlada a pesar de estos tratamientos, por lo que su seguimiento y tratamiento debe estar en manos de especialistas.

Sin embargo se estima que el 50 por ciento de los pacientes con asma grave tienen un mal control de la enfermedad, lo que conlleva una elevada morbilidad (exacerbaciones, ingresos, urgencias, consultas…) y un elevado consumo de recursos sanitarios, estimado en alrededor del 50 por ciento de los costes totales asociados al asma.

Consensuar criterios de derivación


Marina Blanco explica que Atención Primaria y Urgencias juegan un papel fundamental para detectar a los pacientes con asma grave no controlada porque la mayoría de ellos acuden a Urgencias o al centro de salud cuando tienen una exacerbación. Es muy importante consensuarunos criterios de derivación”.


En los últimos años se han producido avances terapéuticos para el asma grave no controlada


En la actualidad, la disponibilidad de guías actualizadas sobre el asma han contribuido enormemente al correcto abordaje de esta patología. Desde la incorporación de los corticoides inhalados asociados o no a broncodilatadores de larga acción se ha logrado una reducción de la morbimortalidad ocasionada por la enfermedad. Para el porcentaje de pacientes con asma grave cuya enferemdad no está controlada a pesar de recibir dosis altas de corticoides inhalados y broncodilatadores de larga acción, la presencia de síntomas y el aumento de exacerbaciones disminuye su calidad de vida.

No obstante, en los últimos años se han producido grandes avances terapéuticos para el asma grave no controlada, entre los cuales destacan diferentes fármacos biológicos y termoplastia, entre otros.

“Los médicos de Atención Primaria y Urgencias juegan un papel crucial en la identificación y derivación de pacientes con asma grave ya que suelen acudir con frecuencia a estos profesionales debido a las exacerbaciones que presentan” argumenta Blanco, “es muy importante identificar a estos pacientes que son candidatos a beneficiarse de las nuevas terapéuticas al derivarlos al especialista”.

Actualización de conocimientos en el manejo 


Este curso sobre asma grave surgió como inciativa en el Foro Autonómico del Asma, liderado por Separ, que agrupa a todas las Sociedades autonómicas de neumología de España. El acceso al curso se realiza a través de la plataforma de formación continua on line de Separ y cuenta con el apoyo de Semergen, GRAP, SEMFyC, SEMG y Semes, y con la colaboración de la compañía farmacéutica GSK.

Este es un curso especialmente dirigido a los profesionales de Atención Primaria y a médicos de Urgencias para actualizar sus conocimientos en el manejo del asma grave en aspectos tan importantes como asegurar el diagnóstico correcto, establecer diagnóstico diferencial con otras enfermedades, identificar comorbilidades tratables, identificar el subgrupo de pacientes con asma grave no controlada que pueden beneficiarse de los nuevos tratamientos y conocer los criterios de derivación. La clave está en la coordinación entre los diferentes niveles asistenciales.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.