Un estudio en ratones demuestra el daño causado por las infecciones respiratorias en estos órganos

La activación de las células basales, clave en terapias de daño pulmonar


26 ago 2021. 15.05H
SE LEE EN 4 minutos
El desarollo del daño pulmonar causado por una infección respiratoria sigue presentando incógnitas a la comunidad científica. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en San Luis (Estados Unidos) han encontrado más incidios acerca de este proceso.

Al estudiar el desarrollo en ratones infectados con el virus Sendai, descubrieron que la infección desencadena la expresión de una proteína llamada IL-33, necesaria para que las células madre del pulmón crezcan en exceso en los espacios aéreos, y aumenta la producción de mucosidad y la inflamación en el pulmón. Los resultados, publicados en la revista Journal of Clinical Investigation, revelan posibles puntos de intervención para prevenir el daño pulmonar crónico causado por las infecciones víricas.

Los investigadores examinaron tejidos pulmonares de ratones 12 y 21 días después de la infección por el virus Sendai, y compararon las muestras con tejidos pulmonares de ratones no infectados. Descubrieron que dos poblaciones de células madre ayudan a mantener la barrera entre el pulmón y el mundo exterior en los ratones no infectados.

Sin embargo, tras la infección por el virus de Sendai, estas dos poblaciones comienzan a multiplicarse por separado y se extienden por los espacios aéreos. Las células basales se apoderan de las pequeñas vías respiratorias y los sacos de aire, mientras que las células AT2 permanecen confinadas en los sacos de aire.

Algunas de las nuevas células basales se convierten en células productoras de moco, mientras que otras liberan moléculas que reclutan células inmunitarias en los pulmones. En conjunto, el proceso da lugar a pulmones con menos espacio aéreo, más mucosidad y una inflamación continua que, en conjunto, interfiere con la respiración.

Cambios pulmonares perjudiciales 


Otros experimentos demostraron que este proceso depende de la proteína IL-33. En condiciones normales, la IL-33 aumenta en los núcleos de las células madre pulmonares en respuesta al estrés o las lesiones y ayuda al pulmón a reparar las barreras dañadas. Sin embargo, durante y después de una infección, la IL-33 puede adoptar un papel más perjudicial.

Para evaluar el papel de la IL-33 en el daño pulmonar post-viral, los investigadores modificaron genéticamente ratones para que carecieran de IL-33 en el conjunto basal de las células madre pulmonares. A continuación, los científicos infectaron a esos ratones (y a otro grupo de ratones no modificados) con el virus de Sendai.

Los dos grupos de ratones fueron igualmente eficaces en la lucha contra la infección inicial por el virus de Sendai. Pero tres semanas después de la infección, los pulmones de los ratones que carecían de IL-33 mostraban menos crecimiento celular excesivo, mucosidad e inflamación, lo que indicaba que tenían menos signos de cambios pulmonares perjudiciales.

A las siete semanas de la infección, los ratones sin IL-33 en las células basales también presentaban mayores niveles de oxígeno en la sangre y menor hiperreactividad de las vías respiratorias, ambos signos de mejora de su enfermedad pulmonar crónica.

Evolución de la enfermedad vírica 

El momento más mortífero de una enfermedad respiratoria vírica es, a veces, después de que el virus haya sido eliminado del organismo. Los procesos destructivos que se ponen en marcha durante una infección alcanzan su punto álgido en las semanas posteriores a la derrota del virus, lo que provoca daños en los órganos que pueden causar una enfermedad crónica o incluso la muerte. Después de un ataque inicial de Covid-19, por ejemplo, algunas personas sufren tos persistente, dificultad para respirar y falta de aliento, signos de una enfermedad pulmonar continua.

Estudios anteriores revelaron que las infecciones respiratorias agudas pueden provocar enfermedades pulmonares crónicas. Los niños hospitalizados por el virus respiratorio sincitial, por ejemplo, tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de desarrollar un asma que persiste durante mucho tiempo, incluso durante toda la vida. Sin embargo, no se sabe exactamente cómo una infección respiratoria aguda desencadena una enfermedad crónica, lo que dificulta el desarrollo de terapias para prevenirla o tratarla.

"Estos hallazgos nos ponen en terreno firme para encontrar terapias que corrijan el mal comportamiento de las células madre basales", explican los científicos.

Dirigirse a los pasos de la vía entre la IL-33 y la activación de las células basales podría constituir la base de terapias ampliamente eficaces para prevenir o tratar las enfermedades pulmonares causadas por diversos virus y quizá otras formas de lesión en el pulmón.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.