El binomio contaminación y asma cobra cada vez más fuerza

María Jesús Cruz explica algunos de los estudios realizados en el VHIR que demuestran los daños del diésel

María Jesús Cruz Carmona, responsable del laboratorio de investigación en Neumología del Vall d'Hebron Research Institute
El binomio contaminación y asma cobra cada vez más fuerza
dom 15 noviembre 2020. 16.10H
María Jesús Cruz Carmona, responsable del laboratorio de investigación en Neumología del Vall d'Hebron Research Institute (VHIR), ha hablado sobre los contaminantes que hay en las grandes ciudades a raíz del tráfico rodado en el 53 Congreso virtual de Separ. Allí ha mostrado estudios que añaden evidencia a la relación entre los contaminantes y el asma

"Estre los contaminantes que más afectan en las grandes ciudades están las emisiones de partículas de los vehículos diésel. Son probablemente los más importantes que tenemos en la atmósfera. Sin embargo, un estudio europeo de 2015, que analizaba los contaminantes en diferentes ciudades de Europa, mostraba que en Barcelona existe otro problema: los cruceros que atracan en el puerto", explica a Redacción Médica


"Las emisiones de partículas de vehículos diésel son probablemente los contaminantes más importantes que tenemos en la atmósfera"


"En agunos de los estudios que hacemos en el laboratorio vemos la interacción entre las partículas diésel y el asma. Cuando en modelos animales inducimos asma con un alérgeno y les hacemos que inhalen partículas diésel, vemos que este se vuelve más potente: causa un asma más grave", prosigue.

"Estos estudios -añade- corrobaran las teorías que dicen que vivir en una gran ciudad, si es primavera y hay polen, y se añade además la contaminación, se produce daño en el epitelio bronquial por diferentes mecanismos que hemos comprobado. Esto hace que pueda tener más ataques de asma". 

El último estudio que han publicado explica el efecto sinérgico de las partículas diésel con los alérgenos, que producen más alergia. En este caso lo hicieron concretamente con la soja. "Tenemos especial interés en esto tras las epidemias por soja en Barcelona en los años 80. En el laboratorio medimos las concentraciones ambientales de este alérgeno desde entonces", explica.

Además, considera que los resultados pueden extrapolarse a otras proteínas alergénicas, como el polen. 

Estudios internacionales 


También para expicar los daños que provoca la contaminación ambiental, Cruz Carmona ha recordado un estudio del año 2007, en la revista New England Journal of Medicine. Los investigadores pidieron a un grupos de pacientes asmáticos que anduvieran un día, durante una hora, por la transitada Oxford Street, y otro, durante el mismo tiempo, por Hyde Park. Vieron que, tras el primer paseo, tenían más inflamación en el pulmón que después de pasear por el parque. 

Otro de los estudios que ha nombrado es uno publicado en The Lancet Respiratory of Medicine en el 2015. Para él utilizaron 14.000 niños de varias cohortes. Les siguieron desde que nacieron al tiempo que medían los contaminantes a los que estaban expuestos. 

"Los niños que en edades tempranas estaban expuestos a más contaminantes de adolescentes desarrollaban más asma. Es muy importante evitar estas exposiciones en las primeras etapas de la vida para evitar desarrollar una patología con la edad, aunque sea una persona sana", asegura. 


La contaminación durante la pandemia 


En el turno de preguntas de la mesa, la experta explica que se ha hablado de cómo con el Covid-19 hay menos movimiento por el teletrabajo. También se mueven menos aviones, algo que repercutirá en la disminución de la contaminaión. 

Sin embargo, han recordado que muchas personas, por miedo a infectarse de Covid-19 en el transporte público, están utilizando más el coche en algunas ciudades. "Se ha visto que hay un incremento de un 30 por ciento en el número de estos vehículos y, además, muchas veces son viejos, que a lo mejor no se utilizaban antes, por lo que contaminan más que los nuevos".

En este sentido, han recordado la importancia de concienciar a la gente para que use más el transporte público, la bicicleta o que caminen. "Para reducir la contamianción no hay que coger el coche", concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.