"La comunidad médica aún no está preparada para los retos en contaminación"

Isabel Urrutia explica cuáles son los mayores contaminantes atmosféricos y qué relación tienen con la salud

Isabel Urrutia, responsable de la Unidad de Asma y Enfermedades Ocupacionales-Medioambientales del Servicio de Neumología del Hospital Galdakao-Usansolo.
"La comunidad médica aún no está preparada para los retos en contaminación"
vie 14 febrero 2020. 11.10H
La evidencia científica que hay de la relación entre la contaminación ambiental y un empeoramiento de la salud respiratoria es cada vez mayor. Isabel Urrutia, responsable de la Unidad de Asma y Enfermedades Ocupacionales-Medioambientales del Servicio de Neumología del Hospital Galdakao-Usansolo en Bizkaia, explica cuáles son los contaminantes a los que está expuesta la población y cómo influye en el desarrollo de enfermedades respiratorias. Un área en la que, en su opinión, aún queda mucho por aprender. 

Sabemos que la contaminación influye decisivamente en la salud y tiene una gran relación con el desarrollo de enfermedades respiratorias pero, ¿cuáles son los contaminantes atmosféricos que suponen un mayor riesgo para la salud y cuáles las fuentes más destacadas que los originan?

Los principales riesgos de los contaminantes exteriores son los óxidos de nitroso (NOX), los sulfuros y el material particulado, sobre todo los PM2,5 y PM10. Son partículas que van en suspensión y tienen diferentes características.

Urrutia explica el impacto de la contaminación en la salud respiratoria (vídeo realizado por Luzán 5).

La mayor fuente de contaminación en las ciudades es el tráfico rodado, aunque también hay industrias que participan en la contaminación.

¿Cuáles serían las industrias más contaminantes?

Las industrias petroquímicas, que utilizan la quema de carbón.

Se habla principalmente de la contaminación atmosférica pero ¿qué importancia tiene en la salud respiratoria la contaminación de interiores en el ámbito doméstico?

Según la OMS, aproximadamente 3000 millones de personas —más del 40 por ciento de la población mundial— siguen cocinando y calientando sus hogares con fuegos abiertos y cocinas en las que se quema biomasa y carbón, lo que constituye la principal causa de contaminación del aire doméstico.

Según los últimos datos, 3,8 millones de muertes prematuras son atribuibles a la exposición al aire de interiores contaminado. Entre ellas se encuentran la EPOC y el cáncer de pulmón. Además, se calcula que más del 50 por ciento de las muertes por neumonía en menores de 5 años son causadas por partículas inhaladas en interiores con aire contaminado.

¿Qué hay del entorno laboral?

Hay muchos contaminantes. El mayor de todos en nuestro entorno ha sido el amianto. Estamos viendo las consecuencias de su exposición en trabajadores hace 20, 30 y hasta 40 años ahora. 


"Según los últimos datos, 3,8 millones de muertes prematuras son atribuibles a la exposición al aire de interiores contaminado"


También depende de los los entornos, de las condiciones y de los materiales con los que se trabaje, sobre todo en zonas de vertederos o entre quienes emplean pinturas, por ejemplo. Hay más de 300 agentes ocupacionales que pueden causar patología laboral, especialmente asma y enfermedades como silicosis.

La llamada “emergencia climática” está presente ahora mismo en todos los medios de información. ¿Cuál es la influencia del cambio climático en la salud respiratoria?

El cambio climático no hace un daño directo, sino indirectamente, porque supone un aumento de la contaminación. Las temperaturas extremas del aire contribuyen en las muertes debidas a enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sobre todo entre las personas de edad avanzada.

Las temperaturas altas provocan una elevación de los niveles de ozono y de otros contaminantes del aire que agravan estas enfermedades. No hay que olvidar que el aumento del calor también contribuye a elevar los niveles de polen y otros alérgenos que pueden provocar asma. Se prevé que el aumento de las temperaturas que se está produciendo aumentará la carga asistencial de esta enfermedad. 

¿Cuáles son las enfermedades respiratorias en cuya evolución influye decisivamente la contaminación atmosférica?

Sobre todo en el asma. Es una enfermedad en la que la contaminación está implicada de forma prioritaria porque supone que el paciente asmático tenga un mal control de la misma en zonas contaminadas a diferencia del paciente que pueda vivir en una zona libre de contaminación.


"Las temperaturas altas provocan una elevación de los niveles de ozono y de otros contaminantes del aire que agravan las enfermedades respiratorias"


También en la enferrmedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) estos enfermos que toman la medicación habitualmente, y que también pueden tener una buena calidad de vida, en días de contaminación se ve claramente que aumentan las agudizaciones, los ingresos hospitalarios y las atenciones en urgencia. Hay suficiente evidencia de que esto ocurre. 

Menos evidencia hay en otras enfermedades, pero también se ha visto que aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, aumenta el riesgo de enfermedades tromboembólicas y de infecciones respiratorias. Esta relación se ve especialmente en personas mayores, entre quienes aumenta sobre todo el riesgo de neumonías. También influye a los niños. 

Aparte de aquellas enfermedades respiratorias que se agravan o evolucionan desfavorablemente por causa de la contaminación, ¿es esta además la causa principal de enfermedades respiratorias?

En el tabaco, si consideramos que es un contaminante, por supuesto que hay evidencia. También se ha visto que es un factor de riesgo para desarrollar asma en pacientes. No solo está involucrado en el descontrol de esta enfermedad, sino que hace que se inicie en sujetos que han estado mucho tiempo expuestos a la polución. 

¿Cuáles son en España las zonas donde la incidencia de enfermedades respiratorias relacionadas con la contaminación es más destacada? ¿Cuáles pueden ser las razones para estas diferencias?


"En las principales ciudades europeas, la contaminación del aire reduce la esperanza de vida de 2 a 24 meses"


Sobre todo Madrid y Barcelona, en relación al tráfico. Hay datos recientes que muestran que, en las principales ciudades europeas, la contaminación del aire reduce la esperanza media de vida de 2 a 24 meses, dependiendo de los niveles.

En su opinión, ¿la comunidad médica está preparada para afrontar los retos futuros relacionados con la contaminación y salud?

Creo que no. Los médicos hasta ahora no habíamos pensado demasiado que la contaminación era un problema tan agudo. Desde hace unos años estamos viendo que hay pacientes que se quejan de que empeoran en los días de más polución. Todavía nos queda bastante por aprender. De hecho, tenemos que saber mucho sobre contaminantes, así como sobre cuáles son los peores. Sobre todo de cara a colaborar con los políticos, para poder asesorarles y que sepan qué tienen que hacer en materia de contaminación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.