El organismo publica un documento que advierte de los riesgos de la alta incidencia en estos entornos

Sanidad cifra en un 81% la efectividad de las vacunas Covid en residencias
La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón.


30 jul 2021. 16.00H
SE LEE EN 3 minutos
El Ministerio de Sanidad ha actualizado su protocolo científico técnico sobre 'Covid-19 en distintos entornos y grupos de
personas' y en esta nueva versión se establece que las vacunas frente al coronavirus han logrado un 81 por ciento de eficacia para evitar la transmisión en las residencias de ancianos. 

Concretamente, se ha estimado una reducción del riesgo de infección de 81,2 por ciento (80,2 por ciento a 82 por ciento) en personas residentes vacunadas con pauta completa en centros de mayores. Si bien, Sanidad advuerte que "a pesar de la vacunación, un cierto número de individuos permanecerá susceptible a la infección".

"Por lo tanto, es esperable que se sigan notificando casos y brotes en las residencias de mayores, especialmente si la incidencia en la población es alta, lo que hace que aumente la probabilidad de que personas infectadas introduzcan de nuevo el virus en la residencia. Es por ello que siga siendo tan importante mantener las medidas no farmacológicas en estos entornos tan vulnerables", dice el documento, que puede consultar pulsando aquí.

La pandemia ha afectado especialmente a los mayores, pero sobre todo a aquellos que viven en residencias de ancianos, concentrándose en esta población el mayor porcentaje de mortalidad. La edad avanzada, la asociación con muchas patologías y tratamientos y la limitación de la autonomía, son características que hacen a los residentes de estos centros especialmente vulnerables.


Niños y adolescentes


Otro aspecto nuevo que se incluye en la actualización de este domento está relacionado con los niños y adolescentes. En un estudio sistemático con 41.640 niños y adolescentes y 268.945 adultos, se ha llegado a la conclusión de que la probabilidad de infectarse por SARS-CoV-2 siendo contacto estrecho es un 44 por ciento inferior en niños y adolescentes.

Cuando se realizó al análisis por separado, los niños (menores de 10-14 años) presentaron mayores diferencias que los adolescentes comparado con los adultos [OR= 0,52 (IC95 por ciento 0,33-0,82) versus OR= 0,71 (IC95 por ciento 0,46-1,1]. Del mismo modo, otro grupo de investigación realizó otro meta análisis para comparar las tasas de ataque secundario en distintos ámbitos y encuentra que dentro de una misma familia los adultos presentan una probabilidad superior de infectarse a partir de un caso índice que los adultos [RR= 1,71 (IC95 por ciento 1,35-2,17)]. 

Una posible explicación a la posible menor susceptibilidad de los niños a la infección por el SARS-CoV-2 sería la menor madurez y funcionalidad de la ACE2 (Enzima convertidora de angiotensina 2) en la población infantil. También podrían estar menos expuestos por estar más protegidos frente al contacto con personas enfermas al estar cuidados en casa, sobre todo durante el confinamiento.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.