DOCUMENTO| La nueva definición de especialidad y ACE que maneja Sanidad

Se trata del primer impulso hacia un nuevo Real Decreto de Especialidades, que apunta a ver la luz este 2021

Exteriores del Ministerio de Sanidad.
DOCUMENTO| La nueva definición de especialidad y ACE que maneja Sanidad
lun 22 febrero 2021. 19.25H
El Ministerio de Sanidad ha remitido a las comunidades autónomas un documento al que ha tenido acceso Redacción Médica sobre las nuevas definiciones de Especialidad y Área de Capacitación Específica (ACE) que establece el organismo de cara a elaborar el nuevo Real Decreto de Especialidades.

Se trata de un documento esquemático, en formato borrador, y para el que las distintas Consejerías de Sanidad autonómicas tienen hasta el 1 de marzo de plazo para enviar sus alegaciones, según ha sabido este periódico. Con ellas, el Ministerio continuará con la elaboración del Real Decreto, que podría estar listo antes del mes de abril en su primera versión.

-Acceda al documento-

Según este documento, una especialidad se caracteriza por 5 criterios:
  • Campo de práctica especializada en Ciencias de la Salud.
  • Identificación del Contenido/Competencias de la Especialidad.
  • Justificación de Necesidad de una Especialidad.
  • Implicaciones con otra/s Especialidad/es u otros campos o disciplinas en Ciencias de la Salud.
  • Disponibilidad de recursos adecuados para apoyar la formación.

Por otra parte, el documento también contempla el mismo número de criterios para caracterizar un Área de capacitación específica (ACE):
  • Profundización del cuerpo de competencias de una o varias Especialidades.
  • Identificación del contenido/competencias del ACE.
  • Justificación de necesidad de un ACE.
  • Implicaciones con otras Especialidades, ACEs y otros campos como disciplinas en Ciencias de la Salud.
  • Disponibilidad de recursos adecuados para apoyar la formación.

Exigencias para crear una especialidad y ACE


En el ámbito de la creación de nuevas especialidades y ACEs, el borrador presentado por Sanidad a las comunidades autónomas estipula diferentes exigencias. En el caso de las especialidades, por ejemplo, se requiere: necesidad de esta práctica especializada en, al menos, 3 servicios autonómicos de salud y aceptada por la mayoría de las CCAA; debe tener un campo de actuación propio, con reconocimiento y perfil laboral; necesidad de profesionales dedicados a esta práctica especializada con un número y una distribución geográfica adecuadas a las necesidades de la población; las especialidades deben ser viables a largo plazo, garantizando la práctica de los especialistas; y debe estar alineado con normativa de la Unión Europea.

Para las ACE, las exigencias que plantea el Ministerio de Sanidad son: necesidad de esta práctica especializada en, al menos, 2 servicios autonómicos de salud y aceptada por la mayoría de las CCAA; formación de profesionales dedicados a la práctica de estos contenidos y competencias con un número y una distribución geográfica adecuadas a las necesidades de la población; las ACEs deben ser viables a largo plazo, garantizando la práctica de los profesionales; y debe estar alineada con normativa de la Unión Europea.

Implicaciones con otras especialidades y ACEs


Sanidad también aborda en su texto preliminar las implicaciones que deberán tener entre sí especialidades y ACEs con el resto del Sistema Nacional de Salud. Así, para las especialidades, Sanidad señala que la formación en la especialidad no debe reducir la calidad de la formación de otros residentes y debe aportar una formación dedicada y apropiada; no puede estar basada en la
rotación/estancias formativas en otras especialidades.


El periodo de rotaciones/estancias formativas en otras especialidades debe ser inferior al 30% del periodo formativo de la nueva especialidad. Asimismo añade que las especialidades deben reforzar y ampliar la capacidad de atender la salud de la población de forma efectiva facilitando la continuidad en los cuidados sin fragmentar la atención sanitaria. Sanidad concluye que las especialidades serán el fundamento para el desarrollo de nuevos campos y disciplinas avanzados de práctica y conocimiento de la formación sanitaria especializada.

Respecto a las ACEs, el Ministerio aclara que el campo de ésta no debe reducir la calidad de la formación de los residentes de la especialidad/es a las que esté vinculada, y debe aportar una formación dedicada, apropiada y perfilada. Sanidad también matiza que el programa de la especialidad/es a la que va a estar vinculada debe incluir una base competencial suficiente para que el programa del ACE permita alcanzar el nivel avanzado de competencias exigido.

Un Real Decreto de Especialidades que parte de cero


El pasado mes de diciembre, el director general de Ordenación Profesional, Vicenç Martínez, ya avanzó que la intención del Ministerio de Sanidad era diseñar un nuevo proyecto de real decreto que renueve la formación sanitaria especializada, sin tener en cuenta el anterior borrador.

En las últimas semanas, Redacción Médica ha publicado además que Martínez, sobre cursar una ACE en el tercer año MIR, está abierto a fijarla una vez que se consiga el título de especialista, tal y como está contemplado actualmente en la norma vigente. Algo que sociedades médicas y comisiones nacionales de las especialidades venían demandando desde el principio.





Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.