Los médicos piden acabar con la libre elección de los pacientes agresivos

Además, proponen que se puedan indicar órdenes de alejamiento para estos usuarios sin acudir a la vía penal

Juan José Sánchez Luque, presidente del Commálaga.
Los médicos piden acabar con la libre elección de los pacientes agresivos
sáb 20 julio 2019. 19.00H
El pasado mes de marzo, la Junta de Andalucía aprobó un paquete de medidas para la prevención y atención frente a las agresiones a personal sanitario. Con este gesto advenedizo, el Gobierno presidido por Juanma Moreno buscaba ofrecer a los profesionales el respaldo de la Junta de Andalucía frente a esta problemática.

En este sentido, para el presidente del Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga), Juan José Sánchez Luque, considera necesario ir un paso más y reclama que, en los casos de agresiones graves y/o reiterados, los profesionales sanitarios puedan solicitar una orden de alejamiento del paciente a su centro de salud u hospital de referencia sin la necesidad de recurrir a la vía penal mediante una demanda previa. De este modo, el usuario atacante pierde su derecho a la libre elección -en el caso de residir en una comunidad que lo contemple-.

La idea es dotar a los profesionales de herramientas punitivas contra este tipo de usuarios de forma más ágil y efectiva que acudiendo a juicio. “Nosotros esto lo apoyariamos -poder presentar orden de alejamiento sin condena judicial- porque estamos llegando a un momento en donde lo único que vemos es que aumentan las agresiones porque parece ser que hay una mayor concienciación  profesional para denunciar”, declara a Redacción Médica.

Una medida que "fastidia mucho"


Sin embargo, ¿trasladar a un paciente agresivo no es pasar la patata caliente de un centro a otro? Sobre esta cuestión, Luque considera que esta es una medida que “evidentemente fastidia mucho” al usuario porque “lo quiere es tener la puerta de la casa”. Además, en su destino, explica, no sería recibido por ningún personal sanitario, sino por un inspector, algo que tampoco le parece “una barbaridad”.

De hecho, insiste en la idea de la figura de un inspector que no sea empleado sanitario. “Cuando hablo con médicos, me preguntan: ¿qué vamos a hacer? Si al final el paciente te pega tres gritos y al cuarto tienes que coger y darle lo que te está pidiendo porque no te encuentras respaldado. Es que te encuentras que a lo mejor le cambian de médico a ese paciente y lo ponen con otro y con el otro ocurre exactamente igual”, apunta. Por eso, insiste, es necesario que entre en la ecuación de la solución esta figura.

Asimismo, el presidente del Commálaga apunta que la posibilidad de dictar órdenes de alejamiento más ágilmente “no entraña excesivas dificultades", teniendo claro, eso sí, “que lo que es la atención sanitaria debe quedar salvaguardada”. “Trasladar la Atención Primaria, inclusive a nivel hospitalario, hacia zonas más alejadas, evidentemente, el agresor lo va a vivir como una sanción”, afirma.

Ley autonómica contra las agresiones


En otro orden de cosas, hace unos días el director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Moreno Verdugo, propuso la creación de una ley autonómica contra las agresiones, una medida pionera en España. Sánchez reconoce que desde la Administración están “muy preocupados” por este tema.

No obstante, lamenta que “las leyes tardan años, y yo creo que establecer lo que estamos planteando, por ejemplo un decreto que pueda derivar en futura ley, pueda estar bien. Se puede tirar dos años y nosotros planteamos medidas concretas, donde haya más caras que leyes frente al usuario”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.