Bloomberg sitúa el sistema de salud español como el tercero mejor del mundo, pero 'suspende' en trato al empleado

La paradoja del hospital: sanidad 'top' en entorno laboral poco saludable


10 sep 2022. 16.45H
SE LEE EN 5 minutos
Los hospitales y centros de salud están diseñados pensando en la experiencia de los pacientes, en un intento por hacer que su paso por estos espacios sanitarios sea poco traumático y beneficioso para su salud. Sin embargo, en el desarrollo de sus infaestructuras, así como en el sistema de horarios y turnos establecidos, se alejan de ser lugares saludables para sus empleados, aunque se trabaja para revertir esta situación.

En las últimas décadas, el concepto de lugar de trabajo saludable ha ido cambiando desde un enfoque que se centraba practicamente en el ambiente físico a otro que ha ido incorporando hábitos de salud y factores psicosociales. Este cambio de concepto ha permitido establecer nexos con la comunidad y mejorar en otros ámbitos que afectan en la salud del empleado.

"El punto de inflexión comenzó con la pandemia, cuando los profesionales sanitarios tenían que compartir mucho tiempo en los lugares de trabajo". Un condicionante al que se añade ejercer la profesión "bajo unos niveles de estrés elevados", afirma Pilar Niño (presidenta de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo, Semst) a Redacción Médica sobre la búsqueda que se realiza en los hospitales para hacer sus entornos más saludables para los empleados. 

La especialista asegura que "actualmente se está intentando avanzar en muchos hospitales". Una hoja de ruta que en la que se debe incluir la "formación de los trabajadores sanitarios en este sentido", algo vital para alcanzar este objetivo.

"Debe de organizarse un lugar de trabajo en el que los trabajadores generen pensamientos y aptitud positiva y eso repercutirá muy favorablemente en la salud integral de los trabajadores sanitarios", matiza afirmando que no se trata exclusivamente de una cuestión de infraestructura, sino que se debe atender las necesidades psicológicas de los profesionales que trabajan en los centros sanitarios.

En este sentido, la facultativa explica a este periódico que "debe tenerse más en mente y actuar sobre este tema desde la gerencia u dirección hospitalaria hacia abajo y desde puestos base (enfermeras, residentes y adjuntos) hacia arriba, realizando una intervención a nivel de salud física, psíquica y psicosocial. Hay que ampliar la relación del trabajador con su lugar de trabajo y potenciar las relaciones entre todos".


Las guardias afectan a la salud de los sanitarios


Las largas jornadas de trabajo "repecurten íntegramente en la vida de los profesionales", apunta antes de afirmar que "se está comenzando a concienciar en los centros sanitarios" en este sentido. Sin embargo, la presidenta de la Semts explica que "queda mucho por hacer y será necesario en este mundo globalizado (con pandemias y crisis sanitarias previsiblemente en un futuro cercano) saber cómo actuar y hacerlo en consecuencia".


Las largas jornadas de trabajo "repercuten íntegramente en la vida de los profesionales sanitarios"



Las infraestructuras de los edificios sanitarios deben tener en cuenta para las guardias de los servicios de urgencias de los centros de salud y los hospitales "áreas de descanso para el personal con iluminación natural, ventilación correcta y sin ruido". Además, se debe de pensar en la salud de las sanitarias embarazadas, que pueden ser especialmente sensibles, así como en su reincorporación tras la maternidad, creando "espacios adaptados propios para la lactancia", explica Pilar Niño a Redacción Médica. Estas medidas ayudarían a fomentar un espacio de trabajo más saludable para todos.


La OMS a favor de crear espacios de trabajo saludables


En 2007 la Asamblea Mundial de la Salud, perteneciente a la OMS, lanzó un plan global de acciones pensado en mejorar la salud de los trabajadores. Su objetivo era impulsar la toma de medidas destinadas a mejorar los entornos laborales convirtiéndolos en espacios saludables. Este modelo que proponía la OMS, y que finalmente vio la luz en 2010, pretendía proporcionar un marco teórico flexible que pudiera adaptarse a la realidad de diversos países, ambientes de trabajo y culturas.

Para conseguirlo, se revisó sistemáticamente en la literatura global tanto el concepto de ambiente de trabajo saludable, como las políticas y prácticas para la mejora de la salud en los ambientes de trabajo. En el desarrollo de este documento participación de 56 expertos de 22 países, oficinas regionales y representantes de los programas de la OMS relacionados al tema, un representante de la Organización Internacional del Trabajo, dos representantes internacionales de ONGs, y representantes de trabajadores y empleados.

¿Cómo debe ser un espacio de trabajo saludable?


Un entorno de trabajo saludable debe proporcionar un ambiente abierto de accesibilidad y aceptación para personas de diferente sustrato, origen, capacidades y habilidades. También debe asegurar que se minimicen o eliminen las disparidades entre grupos de trabajadores o las dificultades que afecten a grupos específicos.

El espacio de trabajo saludable es aquel en el que el concepto de salud del empleado va más allá de la ausencia de enfermedad. Se trata de organizaciones prósperas desde el punto de vista de su funcionamiento y de cómo consiguen sus objetivos: la salud de la empresa y la del empleado están estrechamente vinculadas.

No solo debe incluir protección a la salud, sino también promoción de la salud. El espacio de trabajo es saludable cuando los trabajadores y los jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.