Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Medicina

La mitad de los pacientes de artrosis de rodilla sufre dolor neuropático

Este dolor acaba apareciendo incluso con el paciente en reposo

Xoan Miguens, durante su intervención en las Jornadas de Actualización para Médicos Rehabilitadores.
La mitad de los pacientes de artrosis de rodilla sufre dolor neuropático
Redacción
Lunes, 06 de febrero de 2017, a las 18:40
Uno de cada dos pacientes con artrosis de rodilla sufre dolor neuropático, según ha alertado el jefe de Rehabilitación del E.O.X.I. de Ourense, Xoan Miguens, durante las Jornadas Nacionales de Actualización para Médicos Rehabilitadores, patrocinadas por Esteve y avaladas por la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (Sermef).

Se trata de un dolor que, tal y como ha comentado, dificulta el tratamiento de la artrosis. Y es que, el dolor neuropático, uno de los más complejos, está causado por una lesión o disfunción del sistema nervioso central y/o periférico y se caracteriza por ser continuo, quemante, punzante y definido como un escozor.

"El principal síntoma de la artrosis es el dolor de inicio insidioso, profundo y mal localizado, que aumenta con el movimiento y mejora con el reposo. Conforme avanza la enfermedad, el dolor se hace continuo y puede aparecer hasta en reposo. También puede aparecen rigidez articular, deformidades, limitación de la movilidad, dolor a la presión, chasquidos y crepitación de la articulación afectada", ha apostillado el jefe del servicio de Rehabilitación del Hospital Quirón de Valencia y coordinador científico de las jornadas, Ángel Rubio.

El tratamiento actual de la artrosis consiste en un medicamento para controlar el proceso inflamatorio y, si esto no es suficiente para aliviar el dolor, la terapia se complementa con un analgésico. Además, en pacientes con síntomas neuropáticos, Miguens ha destacado la necesidad de añadir un medicamento que controle dichos síntomas, que son de difícil tratamiento pero que también tienen un enfoque específico.

Sin embargo, prosigue, en todos los casos es esencial un cuidado articular precoz, con un tratamiento rehabilitador y ejercicio para mantener la fuerza y el rango de movilidad articular. "Según la OMS, uno de los escalones del tratamiento del dolor lo ocupa exclusivamente la terapia rehabilitadora", ha añadido Rubio.

Terapias farmacológicas

Por otra parte, durante el encuentro se ha recordado que actualmente se están ensayando tratamientos con fármacos modificadores del curso de la enfermedad, como la inmunoglobulina dual, que actúa directamente sobre la articulación dañada, donde se inyecta, evitando así su desgaste. En este sentido, el doctor Rubio ha comentado que una de las características más prometedoras de este nuevo fármaco es que es efectivo deteniendo la progresión de la enfermedad.

También se han abordado las infiltraciones de plasma rico en plaquetas, a partir de la sangre del paciente y donde se aprovecha la alta capacidad de las plaquetas para regenerar tejidos en estadios iniciales de artrosis o pacientes donde el resto de opciones terapéuticas han fracasado.

Finalmente, las ondas de choque han sido también analizadas durante las jornadas. Se trata de una opción que consiste en generar y transmitir una onda mecánica a través de los tejidos a tratar, un procedimiento similar a la eliminación de cálculos renales y altamente eficaz en sus tres principales indicaciones: fascitis plantar, tendinitis aquílea y tendinitis calcárea de hombro con una cronicidad superior a 6 meses