Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Medicina

Gorros de tela vs. gorros reciclables ¿qué es mejor utilizar en quirófano?

Una investigación publicada en Medscape comprobó qué vestimenta ‘contaminaba’ menos las salas de operaciones

Los gorros desechables son más permeables y porosos que los de tela, según el estudio.
Gorros de tela vs. gorros reciclables ¿qué es mejor utilizar en quirófano?
Redacción
Domingo, 05 de noviembre de 2017, a las 09:55
A la hora de prevenir infecciones en el quirófano, los gorros de tela son los grandes aliados del médico, más que los desechables. Un reciente estudio publicado Medscape asegura que este tipo de vestimenta no solo protege más al sanitario frente a agentes contaminantes o bacterias que pueda haber en la sala de operaciones (ya que están hechos de materiales más resistentes), sino que también impiden que los pelos que se le pueden llegar caer alcancen al paciente.

Para probar esta afirmación, un equipo de investigación compuesto por microbiólogos, ingenieros especializados en ventilación, higienistas y cirujanos colocaron detectores de partículas en los quirófanos y realizaron tres intervenciones quirúrgicas simuladas durante una hora cada una, utilizando un gorro estilo ‘bouffant’ (hecho con lana y un elástico que sujeta el cuero cabelludo), otro desechable y otro de tela.

Tras esta prueba, los expertos midieron más partículas en el aire cuando los cirujanos utilizaron cualquiera de los dos gorros desechables que con el de tela, ya que descubrieron que eran más permeables y porosos y provocaran que se acumularan más microbios y bacterias.

Los ‘peros’ de esta elección

Hasta el momento, en la sanidad estadounidense no existe una directriz clara que especifique qué deben llevar los sanitarios en la cabeza cuando entran a una sala de operaciones. Si bien una de las mayores asociaciones de enfermeras del país estableció, en 2013, que “las orejas, el cuero cabelludo, las patillas y la nuca” del sanitario deben estar siempre cubiertas durante una intervención –ya que se le puede caer el pelo y, por tanto, esparcir bacterias–, la sugerencia no contó con todos los apoyos.

Algunos cirujanos, por ejemplo, consideran que esta indumentaria es incómoda, más cara que los gorros desechables y no le permiten oír bien, ya que les tapa las orejas. Pero no solo eso. Un gran porcentaje de sanitarios rechazan los gorros de tela porque, a diferencia de los desechables, requieren un lavado con cada uso, algo que, en algunos hospitales, no se puede garantizar al 100 por cien.