21 de febrero de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55
Política Sanitaria > Medicina

SEGO recomienda especialidad farmacéutica en antisepsia de piel pre-cirugía

Los ginecólogos apuestan por el uso de estos productos cutáneos para evitar el mal uso de biocidas

Tirso Pérez, vicepresidente de la SEGO.
SEGO recomienda especialidad farmacéutica en antisepsia de piel pre-cirugía
Redacción
Lunes, 18 de diciembre de 2017, a las 11:20
La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha presentado un documento monográfico sobre antisepsia de la piel antes de cirugía e inserción, en la que recomienda el uso de una especialidad farmacéutica con indicación legitimada para evitar la infección.

El vicepresidente de la SEGO y jefe de Ginecología del Puerta de Hierro, Tirso Pérez, ha explicado a Redacción Médica que, mientras en la mayoría de países del entorno de España los productos cutáneos preoperatorios utilizados sobre la piel intacta se clasifican como especialidad farmacéutica, “desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) lo hacen como biocidas, que tienen un rango distinto”.

En el documento se señala, no obstante, que la Aemps considera que “los productos utilizados para el mantenimiento de los sitios de inserción de catéter (herida) se clasifican como especialidades farmacéuticas, abriendo la puerta a un mal uso de los biocidas en el mantenimiento de los sitios de inserción de catéteres vasculares”.

El texto consensuado en la SEGO recomienda como la mejor solución para la antisepsia de la piel antes de cirugías la clorhexidina al 2 por ciento en IPA al 70 por ciento frente a povidona yodada “siempre que el paciente no sea hipersensible o exista una contraindicación específica”. Para evitar la contaminación de la solución utilizada, se recomienda la utilización de presentaciones de un solo uso y estériles frente a las preparaciones a granel ante el riesgo de contaminación de estas últimas, así como el uso de aplicadores.

Disminuir el riesgo de incendio

Además, para limitar el riesgo de incendios, pese a ser poco frecuentes, se recomienda tomar todas las precauciones posibles “para controlar el volumen de solución utilizado, especialmente para disminuir el riesgo de incendio en el quirófano, mediante el uso de un aplicador”. Con la utilización del bisturí eléctrico las posibilidades de incendio son mayores, pudiendo tener como consecuencias quemaduras de gravedad en el paciente.

Pérez explica que la utilización de aplicadores ahorra tiempo de secado de la solución en la piel al controlar la cantidad aplicada, y asegura que la clorhexidina solo se extiende por la zona prevista. “Es importante tener estas recomendaciones en cuenta porque en Ginecología operamos sobre tejidos contaminados y puedes haber transferencia de gérmenes”.
Noticias relacionadas