Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:40
Política Sanitaria > Medicina

España pertenece a la Europa médica que prefiere manifestación a huelga

Las tácticas de los diferentes países se reparten mayoritariamente entre quienes prefieren una huelga y los que no

Manifestación de médicos en España.
España pertenece a la Europa médica que prefiere manifestación a huelga
Laura Díez
Lunes, 11 de diciembre de 2017, a las 09:20
En España los sindicatos médicos son más partidarios de llevar a cabo protestas y manifestaciones antes que convocar huelga. Así se desprende de la documentación que ha publicado la Federación Europea de Sindicatos Médicos (FESM) sobre los diferentes modelos de negociación de los países europeos, que fue debatida en su reciente congreso en Málaga

Según los datos aportados, ante una situación complicada, España valora más acciones como utilizar los lobbies, acciones legales, protestas o manifestaciones o la combinación de algunas de ellas. Su modo de actuar es parecido al de Holanda o Portugal, aunque éstos últimos sí son más favorables a la convocatoria de huelgas. 

Respecto a su homólogos europeos hay división de preferencias respecto a los paros. Mientras que los sindicatos médicos de Polonia, Eslovenia, Chipre, Portugal y el francés Snphre prefieren la huelga, los de Rumanía, Turquía, Holanda, Bulgaria y el francés UNMS buscan presionar de otras maneras. 

En Turquía, Holanda y Polonia, los médicos negocian directamente con el empleador



Esta tendencia diferenciada supone también, a juzgar por los datos recogidos, que los partidarios se dividen entre quienes preferen una protesta y los que se decantan por una huelga, ya que sólo Eslovenia, Polonia y Portugal son partidarias de ambas. El resto, o escogen una o la otra, aunque únicamente España, Eslovenia, Holanda y Bulgaria se han decantado a favor de combinar diferentes medidas. 

¿Cómo negocian?

Entre las formas de presión más escogidas por los sindicatos europeos están las acciones legales y las presiones de lobby, aunque estas medidas también están condicionadas por el modo en que cada país lleva a cabo sus negociaciones sindicales. En el caso español, se hace a nivel autonómico desde 2002 y separado por sectores, aunque con coordinación nacional por parte ministerial y englobando todo el ámbito sanitario. 

En este sentido, hay países que desgranan aún más el conjunto, logrando que los médicos negocien por separado sus condiciones, algunos incluso en el ámbito federal o nacional, como el Snphare francés, el ODM portugués o el sindicato esloveno. Turquía, Holanda y Polonia, por su parte, llegan a negociar directamente con el empleador. 

Además, en España, como en Chipre, Bulgaria y Polonia, las reivindicaciones de los médicos deben incluirse en las negociaciones con el resto de trabajadores sanitarios y no cuentan con una mesa exclusiva de médicos. 

Por último, respecto a cómo valoran los sindicatos la formas de negociación colectiva -bajo el marco de la OIT-, solo Portugal, España y Eslovenia las consideran adecuadas, mientras que Chipre, Turquía y Holanda consideran que no son las convenientes.