Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30
Política Sanitaria > Medicina

El tabaco y la sal, implicados en el desarrollo de la esclerosis múltiple

Los especialistas recuerdan que el diagnóstico precoz es clave en esta enfermedad

Óscar Fernández, Álvaro Suarez y Xavier Montalban.
El tabaco y la sal, implicados en el desarrollo de la esclerosis múltiple
Redacción
Jueves, 14 de julio de 2016, a las 17:50
Teva Neuroscience ha organizado la reunión Sinaptica, celebrada entre el 1 y 2 de julio en Madrid, jornada científica que ha reunido de forma conjunta, por primera vez, a casi 250 especialistas de reconocido prestigio a nivel nacional en enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple (EM) y enfermería de EM. El objetivo de esta jornada, ha sido poner en común los últimos avances y debatir sobre los retos en el abordaje de estos pacientes, desde un enfoque multidisciplinar.
 
Los expertos han hecho especial hincapié en la importancia del diagnóstico precoz tanto de la EM como de la enfermedad de Parkinson, así como en compartir el objetivo con el paciente para conseguir una mayor adherencia al tratamiento. En el caso de la esclerosis múltiple, Xavier Montalban, del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona, y Óscar Fernández, del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga, han incidido en que esta enfermedad casi siempre se diagnostica por exclusión, porque hay más de 100 enfermedades que podrían simularla y, aunque el diagnóstico temprano es importante, también lo es la prevención.
 
En este sentido, existen determinados factores ambientales a los que, según Fernández, hay que prestar especial atención en el futuro y que podrían incrementar el riesgo de sufrir EM, como el tabaquismo, los niveles bajos de vitamina D la dieta rica en sal, y las alternaciones en la microbiota intestinal.
 
Asimismo, otro tema importante en el ámbito de la esclerosis múltiple que ha resaltado el Dr. Montalban ha sido el relacionado con el embarazo, al asegurar que la enfermedad no condiciona directamente la fertilidad, ni la gestación, ni tiene consecuencias durante la descendencia. Además durante la gestación y la lactancia materna se reduce el riesgo de brotes. Los retos actuales, según los especialistas, pasan por aclarar hasta cuándo se debe mantener el tratamiento, antes o durante la gestación, y cuándo reiniciarlo tras el parto.
 
En el caso de la enfermedad de Parkinson, según José Matías Arbelo, del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, “el abordaje de esta patología requiere necesariamente de un equipo interdisciplinar, interviniendo el neurólogo y la enfermera especializada, y otros profesionales como nutricionistas, psicólogos, médicos rehabilitadores, logopedas...”.

Este experto también ha destacado la importancia de la detección de la sintomatología previa no motora, que comprende síntomas como trastornos del olfato, del sueño, del estado anímico, o el dolor, este último un 30% más frecuente en personas con esta patología que sin ella.
 
Dentro del dolor que suele pasar desapercibido en el diagnóstico, el más frecuente es de tipo  lumbar y entre el 40 por ciento y 60 por ciento de los pacientes con parkinson sufren dolor crónico (musculoesquelético, neuropáticoarticular o distónico). “Es importante para poder hacer el diagnóstico lo antes posible, detectar la sintomatología no motora, ya que si esto se consigue, influiremos en mejorar la calidad de vida del paciente al poder actuar sobre la enfermedad en un estadío temprano”, concluye el especialista.