29 de mayo de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:40
Política Sanitaria > Medicina

El lavado de semen permite que nazcan bebés libres de VIH

Consiste en aplicar técnicas de biología molecular de alta sensibilidad al esperma de progenitores seropositivos

Esta técnica se utiliza desde hace una década.
El lavado de semen permite que nazcan bebés libres de VIH
Redacción
Miércoles, 30 de noviembre de 2016, a las 13:40
Los programas de lavado de semen, desarrollados hace una década, consiguen que niños con progenitores seropositivos nazcan libres de VIH mediante la reproducción asistida. “Gracias a la mejora en el desarrollo de los tratamientos antirretrovirales y de las técnicas de reproducción asistida, las parejas serodiscordantes donde el hombre está infectado de VIH, pueden cumplir el sueño de ser padres de forma segura para la pareja y su descendencia”, comenta Rocío Rivera, directora del Laboratorio de Andrología de IVI Valencia.

“El lavado de semen, confirmado mediante técnicas de biología molecular de alta sensibilidad y seguido de un tratamiento de reproducción asistida como la inyección intracitoplasmática (ICSI), componen el protocolo óptimo para reducir el riesgo de transmisión del virus de una manera coste-efectiva y segura”, explica Rivera.

El tratamiento de reproducción asistida, en el caso de que sea la mujer la portadora del virus, no difiere en exceso del que se aplica en el caso de una mujer libre de VIH. Como detalla José Bellver, ginecólogo de la clínica IVI Valencia, “es esencial tener un estricto control inmunológico de la paciente y que el tratamiento se realice cuando la carga viral sea muy baja o indetectable”.

El especialista recuerda que hay que tener un especial cuidado y control de la infección en el tercer trimestre del embarazo y en el parto, aunque, gracias a los tratamientos antirretrovirales, la probabilidad de contagio es cada vez menor. “Las nuevas técnicas ayudan a que parejas con enfermedades transmisibles hereditarias puedan formar una familia. Algo que antes parecía totalmente imposible, se puede considerar ahora como un hito para la normalización de la enfermedad”, añade Bellver.