"La Covid no ha conseguido la muerte vocacional de los sanitarios"

Jacinto Bátiz analiza con Redacción Médica los dilemas éticos a los que se han enfrentado los médicos españoles

Jacinto Bátiz.
"La Covid no ha conseguido la muerte vocacional de los sanitarios"
dom 03 enero 2021. 12.00H
La pandemia de coronavirus ha puesto a los profesionales sanitarios ante dilemas a los que no se habían enfrentado antes. La falta de equipos de protección o la saturación de hospitales les han obligado a tomar decisiones difíciles este 2020. Jacinto Bátiz, secretario de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial de España, analiza con Redacción Médica cuáles son estos dilemas éticos a los que se han enfrentado los médicos españoles por la crisis sanitaria derivada del Covid-19.

"A mí me gusta más hablar de problemas éticos que no de dilemas. La dicotomía en los aspectos éticos en Medicina reduce a dos soluciones, una u otra. Sin embargo, los problemas pueden tener varias soluciones", considera Bátiz, que señala los dos principales problemas éticos durante el 2020 a los que se han enfrentado los médicos.

"Por un lado, la adecuación del esfuerzo diagnóstico y terapéutico ante los enfermos afectados por la Covid-19. Y por otro, la aprobación de la Ley de Eutanasia que otorga al médico el poder de administrar la muerte del enfermo y que pondrá a los médicos, y aquí sí, ante un dilema ético: ser objetores o no", señala el facultativo.

Dicotomías consecuencias de la Covid-19




La elección de fármacos frente al Covid, un dilema para los médicos "por la falta de evidencia científica de sus resultados"


Acerca de los dilemas éticos que han surgido junto al Covid-19, Bátiz destaca "las decisiones para hacer las pruebas diagnósticas, en función de su disponibilidad". El responsable de la OMC también señala "los criterios para ingresar en un hospital debido a la saturación de los mismos y para decidir a qué enfermo se le ingresaba en la UCI por la escasez de camas".

Otra de las dificultades a las que se han enfrentado los profesionales ha sido "la elección de los fármacos adecuados por falta de evidencia científica en su eficacia". También, la reducción de consultas presenciales en Atención Primaria para evitar el contagio, "por lo que se han tenido que emplear consultas telefónicas que, en algunos casos, han podido llevar a cometer errores diagnósticos con consecuencias fatales", considera Bátiz, que señala la "grave falta de atención a enfermos con patologías distintas a la Covid-19". 

Además, el responsable de la OMC llama la atención sobre "la inequidad en los equipos eficaces de protección para los profesionales sanitarios" lo que los ha llevado a que " más de 86.000 se contagiaran". 

Cómo ha afectado la pandemia de Covid a la salud de los sanitarios




"Estar cerca de la muerte y lejos de la familia ha afectado a los profesionales sanitarios de manera importante tanto en su salud física como emocional"


En opinión de Bátiz, los médicos españoles no han tenido las herramientas necesarias para hacer frente a estos dilemnas, "sobre todo en la primera ola". "Carecían de los equipos adecuados y suficientes para su protección. Pero, sobre todo, han carecido y carecen de reconocimiento real de su trabajo, sometidos a contratos precarios
pese a que son profesionales que están salvando vidas poniendo en riesgo la suya", denuncia el médico.

Por otra parte, Bátiz hace hincapié en que "el insuficiente número de rastreadores contratados recarga aún más las labores burocráticas a médicos y enfermeros lo que perjudica su labor asistencia".

Toda esta sobrecarga, subraya, ha afectado al día a día de los profesionales, marcados por la pandemia de Covid-19. "Creo que el estar cerca de la muerte y lejos de la familia ha afectado a los profesionales sanitarios de manera importante tanto en su salud física como emocional", consiera Bátiz, que añade: "Muchos profesionales que se encontraban en primera línea trabajando con los enfermos se han alejado voluntariamente de sus familias para evitarles el contagio que les podrían ocasionar como consecuencia de su profesión".

Sentimientos encontrados en los sanitarios en primera línea




"Los sanitarios han sentido pena y rabia por los gestores sanitarios, porque no compensaban los esfuerzos sobrehumanos que esta pandemia les ha obligado a hacer"


Todo ese esfuerzo profesional y personal les ha pasado factura, y casi 10 meses después de que se descontrolara la pandemia en España, los profesionales sanitarios están "agotados por las largas jornadas ininterrumpidas junto a los enfermos". Algo que ha afectado a sus emociones.

"Muchos han sentido frustración profesional porque el esfuerzo que estaban realizando no se traducía en resultados. Sintieron emoción con los aplausos de los ciudadanos desde sus balcones, pero están profundamente enfadados y preocupados por la irresponsabilidad de algunos que favorecen con sus actos la propagación del virus, mientras ellos se esfuerzan en combatir sus efectos", resalta Bátiz.

"Han sentido pena y rabia por los gestores sanitarios, porque no compensaban los esfuerzos sobrehumanos que esta pandemia les ha obligado a hacer", considera Bátiz, que afirma que "la Covid-19 ha conseguido la muerte de muchos enfermos, pero, gracias a Dios, no ha conseguido la muerte vocacional y profesional de los sanitarios".

Los sanitarios frente a la vacunación contra el Covid-19



La vacunación frente al Covid-19, que comenzó el pasado domingo 27, no debería presentar dilemas para los profesionales ya que se han priorizado los criterios éticos en la estrategia nacional y europea. "Los criterios para asignar una vacuna Covid-19 son prevenir daños de la enfermedad, priorizar a las personas desfavorecidas, así como un trato igualitario. El problema ético que se puede presentar es que haya discriminación en la administración de la vacuna a los ciudadanos: esto sería inadmisible", resalta Bátiz, quien defiende que, ante una posible escasez, se debe priorizar a los sanitarios.


"Si no hay suficientes vacunas sería preciso priorizar a quienes tienen la misión de ayudar a los demás para que no enfermen"


"Si no hay suficientes vacunas sería preciso priorizar a quienes tienen la misión de ayudar a los demás para que no enfermen y a quienes tendrían más riesgo de enfermar como podrían ser los profesionales sanitarios que se encuentran en contacto directo con los enfermos y que participan en actividades esenciales de alto riesgo"; defiende.


"Otra prioridad serían las personas en ambientes de alta transmisión como pueden ser las residencias de ancianos. Y como tercera prioridad desde el punto de vista ético serían las personas con afecciones médicas que podrían aumentar el riesgo de padecer la infección por la Covid-19", defiende el representante de la OMC.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.