Coronavirus: la pronación prolongada conlleva riesgo de pérdida de visión

Un estudio afirma que varios pacientes que fueron sometidos a esta técnica sufrieron un edema intraocular

Imagen de un vídeo explicativo de la técnica de pronación del Hospital Universitario La Paz.
Coronavirus: la pronación prolongada conlleva riesgo de pérdida de visión
mar 24 noviembre 2020. 10.40H
Los pacientes gravemente enfermos de coronavirus pueden experimentar una rápida progresión de neumonía que, en muchas ocasiones, deriva en una gran dificultad para respirar. En estos casos, generalmente, se suele pronar al paciente para cambiar la movilidad diafragmática y mejorar su ventilación respiratoria. Sin embargo, una investigación liderada por Howard D. Pomeranz, del Departamento de Oftalmología de Northwell Health y publicada en JAMA, afirma que si el paciente ha estado en posición de pronar durante un largo periodo de tiempo corre el riesgo de sufrir daños oculares llegando incluso a la pérdida de visión. 

Los ojos deberán estar protegidos en todo momento mientras se practica esta técnica, porque de no ser así, se puede producir una presión directa sobre la órbita y el globo provocando un edema intraocular. La preocupación por esta secuela ha aumentado durante la pandemia del Covid19, ya que esta técnica ha sido utilizada en repetidas ocasiones durante los últimos meses y ha sido relacionada con el desarrollo de una pérdida de visión progresiva cuando la protección concomitante ha sido insuficiente. 

Durante el pasado mes de abril, el doctor Howard David Pomeranz, realizó un estudio sobre 16 pacientes que recibieron ventilación mecánica debido al Covid19. Según relata Pomeranz en su investigación, cuatro de esos 16 pacientes requirieron ventilación prolongada en posición de pronación. Dieciocho horas en posición prona, donde la cabeza del paciente fue rotada lateralmente para acomodar el tubo endotraqueal.

-Consulta en directo las últimas noticias sobre la pandemia de coronavirus

Por lo tanto, un ojo siempre estaba en un posición de dependencia del otro. La observación del edema periorbitario que se hizo en estos pacientes, provocó un examen ocular. De los 4 pacientes que estuvieron en posición prona por largos períodos de tiempo, hubo 2 que tenían hallazgos fundoscópicos bilaterales más consistentes con una presunta papiloflebitis asociada a Covid19. Estos pacientes también se encontró que tenían una PIO (presión intraocular) sustancialmente elevada en la zona propensa cuando se compara con la posición supina. 

Resultados oftalmológicos tras la pronación 


El paciente 1 era un hombre de 50 años, sin ningún tipo de problemas médicos. Tuvo un total de 9 sesiones de 18 horas de ventilación en la posición prona en el momento en que se realizó el examen ocular. Su PIO fue de 10mm Hg en el ojo derecho y 11mm Hg en el ojo izquierdo en posición supina, y 30 mm Hg en el ojo izquierdo en posición prono. El edema perioribital estaba presente alrededor del ojo derecho. El disco óptico derecho tenía márgenes afilados con hemorragias de la capa de fibra nerviosa en la parte superior e inferior cerca del disco óptico. El izquierdo tenía una leve elevación del margen inferior, con unas pocas hemorragias intrarretinales.

El paciente 2 era un hombre de unos 40 años con un historial de diabetes de tipo 2. Tuvo un total de 4 sesiones de 18 horas de ventilación en posición prona en el momento del examen inicial de los ojos. Su PIO era de 10 mm Hg en cada ojo en posición supina y 26 mm Hg en el ojo derecho y 20 mm Hg en el ojo izquierdo en posición prona (el ojo derecho era el ojo dependiente). El edema periorbital estaba presente alrededor del ojo dependiente.

Debido a que estos cuatro pacientes estaban profundamente sedados, no se pudo evaluar su agudeza visual. Los hallazgos oftálmicos para los dos pacientes descritos anteriormente son los más consistentes con la papiloflebitis, posiblemente relacionada con los efectos combinados del aumento de presión venosa orbital durante la posición prona prolongada y coagulopatía asociada con el coronavirus. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.