Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30
Política Sanitaria > Medicina

¿Cuánto cuesta un minuto de trabajo de un cirujano?

El salario del especialista es la partida más alta en una operación

Intervención quirúrgica.
¿Cuánto cuesta un minuto de trabajo de un cirujano?
Redacción
Sábado, 10 de marzo de 2018, a las 15:00
Un minuto de trabajo de un cirujano supone un desembolso medio de 8 euros, según el estudio Understanding Costs of Care in the Operating Room. En total, una intervención puede llegar a costar entre 20 y 30 euros, una cifra que se divide entre los costes directos, que suelen representar entre 17 y 18 euros, y los indirectos, que acostumbran a ser más bajos y se quedan entre 11 y 13 euros.

“Los suministros necesarios para la operación representan entre 2 y 3 euros, el salario del cirujano y del equipo que lo asiste puede ser de unos 8 euros por minuto, los beneficios suelen alcanzar los 3 euros y otros conceptos derivados de la intervención suponen la menor parte y pueden sumar a la factura unos 2 euros”, ha asegurado David Geffen, autor principal del estudio, en referencia a los costes que estiman que cuesta cada minuto de una operación rutinaria.

Asimismo, tampoco se deben descartar los gastos indirectos que suponen para el paciente, el seguro o el sistema sanitario que está pagando por la operación, que pueden ser de entre 11 y 13 euros. Se debe tener en cuenta que detrás hay un servicio de lavandería y limpieza que pone a punto el quirófano, un equipo de seguridad y más allá, también se contabilizan los costes del párking.

El salario del cirujano es la partida más alta de la operación, ya que está alrededor de los 8 euros por minuto, y a él le siguen los beneficios que el hospital recibe por prestar el espacio para la realización de la intervención, que alcanzan una media de 3 euros por minuto”, ha afirmado Geffen.

No todas las operaciones son iguales

El estudio se ha basado en una media realizada en base a un número de operaciones de todo tipo. No tienen los mismos costes las operaciones pequeñas o las que conllevan un menor riesgo que las cirugías en las que los pacientes tienen una dolencia mucho mayor o la zona afectada tiene una mayor probabilidad de sufrir algún tipo de daño durante la intervención.