Estos efectos podrían ser reversibles si se limita de manera estricta el azúcar en esta población

Un control de la diabetes en adolescentes reduce daños cerebrales
Se reclutaron a 42 adolescentes de entre 14 y 17 años diagnosticados con diabetes tipo 1 antes de los 8 años.


31 ago 2022. 14.50H
SE LEE EN 4 minutos
Un control estricto del azúcar en sangre en los adolescentes con diabetes de tipo 1 podría ayudar a reducir los efectos dañinos de la enfermedad en el cerebro, efectos que se han demostrado incluso en niños más pequeños, según un estudio realizado por Nemours Children's Health, Jacksonville y la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos).

Los resultados, publicados en la revista científica 'Nature Communications', indican que un mejor control de la glucosa puede mejorar la estructura y la función del cerebro de los jóvenes con diabetes de tipo 1, acercándolos a sus compañeros sin diabetes.

"Estos resultados ofrecen la esperanza de que el daño al cerebro en desarrollo causado por la diabetes tipo 1 podría ser reversible con un control riguroso de la glucosa. El uso de un sistema híbrido automatizado de circuito cerrado -un sistema de administración de insulina vinculado a un monitor continuo de glucosa- se asoció con mejores concentraciones de glucosa en sangre, lo que se tradujo en nuestro estudio en diferencias cuantificables en la estructura cerebral y la cognición", explica la autora principal del artículo y coinvestigadora principal, la endocrinóloga pediátrica Nelly Mauras.

Los investigadores reclutaron a 42 adolescentes de entre 14 y 17 años a los que se les había diagnosticado diabetes de tipo 1 antes de los ocho años y que recibían tratamiento con insulina.

Los adolescentes fueron asignados aleatoriamente a uno de los dos grupos: uno que utilizaba un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado y otro que recibía la atención estándar para la diabetes. Los investigadores realizaron evaluaciones cognitivas e imágenes cerebrales multimodales con todos los participantes antes y después del período de estudio de seis meses.

Un sistema híbrido de administración de insulina


Un sistema híbrido de administración de insulina en bucle cerrado, utilizado de forma adecuada y continua, puede aumentar el tiempo en que el azúcar en sangre se encuentra en un rango saludable. En particular, ayuda a estabilizar el azúcar en sangre durante el sueño, cuando la detección y el tratamiento de los primeros signos de hipoglucemia son más difíciles.

El sistema utiliza un medidor de glucosa cerrado (MCG) para medir la glucemia cada cinco minutos a través de un sensor situado bajo la piel. El MCG se conecta de forma inalámbrica a una bomba de insulina que ajusta la cantidad de insulina en función de la última lectura del MCG.

Los participantes que utilizaron el sistema de control de la glucosa de bucle cerrado mostraron una mejora significativamente mayor que el grupo de atención estándar en las métricas cerebrales clave indicativas del desarrollo normal del cerebro de los adolescentes; en otras palabras, sus resultados fueron más parecidos a los de los adolescentes sin diabetes. El grupo de bucle cerrado también mostró resultados cognitivos (CI) y actividad cerebral funcional más elevados, más acordes con el desarrollo normal del cerebro adolescente.

"Hace tiempo que sabemos que un mejor control de los niveles de glucosa en sangre en las personas con diabetes de tipo 1 puede prevenir o reducir los daños en varios sistemas biológicos (por ejemplo, el riñón, los ojos, los nervios y los vasos sanguíneos). Nuestra nueva investigación se une a otros estudios para destacar que un mejor control de los niveles de glucosa en sangre en los niños con diabetes de tipo 1 puede reducir potencialmente las lesiones en el cerebro en proceso de maduración y conducir a mejoras medibles en el desarrollo y la función del cerebro también", apunta el autor principal del estudio, Allan Reiss.

La diabetes de tipo 1 es una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunitario del organismo destruye por error las células productoras de insulina del páncreas. Sus causas no se conocen del todo, y actualmente no existe cura.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.