21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Especialidades > Medicina Interna

La protección frente a enfermedades autoinmunes permite la entrada del VIH

El propio cuerpo evitaría la producción de anticuerpos ampliamente neutralizantes que bloquean el virus

Los investigadores neutralizaron la tolerancia inmunológica de los ratones y éstos empezaron a producir anticuerpos para el VIH.
La protección frente a enfermedades autoinmunes permite la entrada del VIH
Redacción
Martes, 11 de julio de 2017, a las 15:50
Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, han descubierto que un proceso que protege al cuerpo de la enfermedad autoinmune también evita que el sistema inmunológico genere anticuerpos que puedan neutralizar el virus VIH-1. Los hallazgos, que se publican este martes en The Journal of Experimental Medicine, podrían tenerse en cuenta por científicos que tratan de desarrollar una vacuna que pueda estimular la producción de estos anticuerpos neutralizantes.

Algunos pacientes infectados con el VIH-1, el virus que causa el sida, desarrollan "anticuerpos ampliamente neutralizantes" (bnAbs, por sus siglas en inglés) que pueden proteger contra una amplia variedad de cepas de VIH-1 al reconocer una proteína en la superficie del virus llamada Env. Pero los pacientes sólo desarrollan estos anticuerpos después de muchos años de infección y los investigadores están dispuestos a descubrir cómo estos bnAbs pueden inducirse rápidamente en respuesta a las vacunas contra el VIH-1.

Los bnAbs tienen varias características inusuales, incluyendo el hecho de que algunos de ellos a menudo también reconocen algunas de las proteínas del cuerpo. Por lo tanto, los individuos infectados con VIH-1 pueden tardar mucho tiempo en desarrollar estos anticuerpos debido a que su producción está suprimida por algunos de los mecanismos que impiden que el cuerpo genere anticuerpos autorreactivos que puedan dirigirse a tejidos sanos y causar enfermedades autoinmunes, tales como lupus eritematoso sistémico (LES).

Los pacientes con LES presentan tasas más bajas de infección por el VIH-1, posiblemente porque producen anticuerpos autorreactivos que también pueden reconocer y neutralizar el VIH-1. De hecho, los investigadores identificaron recientemente a un paciente de LES que, aunque infectado con el VIH-1, podría controlar su infección sin la ayuda de los fármacos antirretrovirales porque produjo grandes cantidades de bnAbs.

El proceso por el cual los individuos sanos previenen la producción de anticuerpos autorreactivos se denomina tolerancia inmunológica. Las células B portadoras de anticuerpos potencialmente autorreactivos pueden eliminarse mientras se desarrollan en la médula ósea y cualquiera de ellas que escapa a este destino y entra en la circulación es generalmente suprimida por el sistema inmunológico para que no pueda madurar en las células plasmáticas que pueden secretar grandes cantidades de los anticuerpos autorreactivos.

En el presente estudio, un equipo de investigadores dirigido por Raúl M. Torres, profesor de Inmunología y Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, investigó si romper estos mecanismos de tolerancia inmunológica para permitir la producción de anticuerpos autorreactivos también facilitaría la producción de anticuerpos capaces de neutralizar el VIH-1.

Un ejemplo de mimetismo molecular

Los investigadores primero estudiaron ratones con defectos genéticos que causan síntomas parecidos al lupus y encontraron que muchos de estos roedores produjeron anticuerpos que podrían neutralizar el VIH-1 después de que se les inyectara alumbre, una sustancia química que promueve la secreción de anticuerpos y se usa a menudo como adyuvante en vacunas.

A continuación, los científicos trataron a ratones normales y sanos con un fármaco que deteriora la tolerancia inmunológica y encontraron que estos animales comenzaron a producir anticuerpos algo capaces de neutralizar el VIH-1. La producción de estos anticuerpos se incrementó mediante la inyección de alumbre y si los ratones también fueron inyectados con la proteína Env de VIH-1, los animales produjeron potentes bnAbs que fueron capaces de neutralizar una gama de cepas de VIH-1.

En todos los casos, la producción de anticuerpos neutralizantes del VIH-1 se correlacionó con los niveles de un anticuerpo autorreactivo que reconoce una proteína cromosómica llamada histona H2A. Los investigadores purificaron estos anticuerpos anti-H2A y confirmaron que eran capaces de neutralizar el VIH-1.

"Creemos que esto puede reflejar un ejemplo de mimetismo molecular donde VIH-1 Env ha evolucionado para imitar un epítopo en la histona H2A como un mecanismo de camuflaje inmune", dice Torres. La tolerancia inmunológica elimina o suprime cualquier célula B capaz de producir anticuerpos que reconocen la histona H2A, limitando así la capacidad de producir bnAbs.

"Pero romper la tolerancia inmunológica periférica permite la producción de anticuerpos reactivos cruzados capaces de neutralizar el VIH-1 -dice Torres-. Como este estudio se realizó en un modelo animal, será importante determinar su relevancia para la inmunidad del VIH en humanos. Aquí, la consideración primaria será determinar si la tolerancia inmunológica puede relajarse transitoriamente sin llevar a manifestaciones autoinmunes perjudiciales y como un medio para obtener posiblemente bnAbs contra el VIH-1 con la vacunación".