La endocarditis infecciosa gana visibilidad en la Medicina Interna

El registro español de esta enfermedad poco frecuente alcanza en unos meses casi 150 pacientes

María Sánchez Ledesma.
La endocarditis infecciosa gana visibilidad en la Medicina Interna
dom 24 marzo 2019. 17.00H
Porque la endocarditis infecciosa es una enfermedad de baja prevalencia y gran comorbilidad, los internistas sintieron la necesidad de compartir conocimiento entre los diferentes hospitales para así ofrecer una asistencia óptima. De ahí surgió la idea de crear un registro, que en apenas unos meses ya tiene incluidos 146 pacientes.

“En sólo cinco meses hay 47 investigadores a nivel nacional de 35 hospitales de todo el territorio”, comenta a Redacción Médica la coordinadora del Reeimi (Registro Español de Endocarditis Infecciosa en Medicina Interna), María Sánchez Ledesma.

“El patrón clínico y epidemiológico ha cambiado en los últimos años”, explica, “los datos publicados que hay son procedentes fundamentalmente en hospitales terciarios”.


Nuevas guías de la ESC



La incidencia de la endocarditis infecciosa crece, entre otros factores, por el aumento de infecciones asociadas a cuidados sanitarios


En 2015 se publicaron las nuevas guías de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por su siglas en inglés) sobre diagnóstico, profilaxis y tratamiento, por lo que el Reeimi –que comenzó a funcionar el pasado octubre– también sirve para conocer la adherencia de los internistas a estas nuevas recomendaciones.

Este registro, pensado en principio solo para los Servicios de Medicina Interna, además busca analizar los diagnósticos y la tasa de mortalidad según la presencia o ausencia de grupos multidisciplinares en el centro (una de las recomendaciones de la ESC), así como “valorar la predisposición genética [del paciente] a través del estudio de polimorfismos genéticos a padecer endocarditis infecciosa en pacientes con bacteriemias”.


Tendencia al alza


La endocarditits infecciosa vive una tendencia al alza, advierte la internista del Hospital Universitario de Salamanca. Primero, por el envejecimiento de la población y el aumento de personas con cardiopatías congénitas, así como de usuarios de drogas por vía parenteral.

También crece su incidencia por “el aumento de infecciones asociadas a cuidados sanitarios, el mayor número de implantación de prótesis y dispositivos cardiacos y vasculares y el tratamiento con inmunosupresores”.

A pesar de las mejoras en su manejo, sobre todo gracias a nuevos métodos diagnósticos y antibióticos, “sigue estando asociada a una gran morbimortalidad”, de aproximadamente el 20 por ciento, comenta la facultativa.


Colaboración progresiva de los Servicios de Interna


Sánchez Ledesma apunta que hay que enfatizar la adherencia de los profesionales sanitarios a las indicaciones de profilaxis en endocarditis infecciosa para pacientes de alto riesgo, “con el fin de disminuir la incidencia de esta enfermedad en pacientes sometidos a determinados procedimientos invasivos”.

Así, el Reeimi posibilitará una “colaboración progresiva de los Servicios de Medicina Interna de distintos hospitales y tener la posibilidad de analizar y compartir los resultados con el fin de mejorar la atención a estos pacientes, que son la base de nuestro esfuerzo diario”, concluye la especialista.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.