Para el Día Mundial de la Diabetes, desde SEMI proponen "un día sin azúcar"

Interna recomienda una dieta que evite alimentos procesados ni azúcares
Ricardo Gómez Huelgas, médico internista miembro de SEMI.


11 nov 2022. 10.50H
SE LEE EN 5 minutos
En el marco del Día Mundial de la Diabetes 2022 que será el próximo14 de noviembre, once médicos internistas del Grupo de Trabajo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) protagonizan una campaña en la que proponen este 14N un día sin azúcar con recomendaciones útiles para concienciar sobre la necesidad de adoptar una dieta saludable para un mejor control del nivel de glucemia y de esta patología, que afecta a 1 de cada 7 personas adultas en España. Se trata de una enfermedad de carácter sistémico que puede acarrear múltiples complicaciones de salud y afectar a distintos órganos diana (entre ellos, corazón, riñón, ojos o cerebro).

Ricardo Gómez Huelgas, médico internista miembro de SEMI, afirma que “con el fin de concienciar a la ciudadanía de la importancia de la lucha contra la diabetes y de la necesidad de implementar medidas preventivas y de salud pública, la SEMI propone celebrar este 14 de noviembre un día sin azúcar. La idea es que durante 24 horas suprimamos de nuestra dieta todos los azúcares, por un lado como un gesto de solidaridad hacia los pacientes que viven con diabetes y, por otro, como llamada de atención a las autoridades para implementar medidas más intensas de promoción de la dieta saludable”.

Francisco Javier Carrasco, médico internista miembro de SEMI y excoordinador del GT de Diabetes, Obesidad y Nutrición de SEMI, afirma que “vivir sin azúcar es posible, acostúmbrate progresivamente al sabor natural de los alimentos, merece la pena”.


La dieta sana sin azúcar


Lola García de Lucas, médico internista miembro de SEMI, por su parte, subraya la importancia de organizar dietas saludables: “Para comer bien elabora tus menús cada día, evita los azúcares refinados y los alimentos procesados. Sal a hacer la compra con mente sana”. Una opinión que comparte Maribel Pérez Soto, médico internista miembro de SEMI: “Si queremos disminuir los azúcares refinados de la dieta tenemos que dejar de tomar dulces, pasteles y bollería industrial. Podemos sustituirlos por bizcochos que cocinemos en casa utilizando cereales y harinas integrales. Podemos edulcorarlos con dátiles, calabaza o boniato asado”.

Por otro lado, José María Fernández, médico internista miembro de SEMI, indica: “evita las bebidas azucaradas, no solo no perderás en sabor, sino que ganarás en salud. Reduciendo de forma significativas las kilocalorías ingeridas, disminuyendo así la progresión a una posible diabetes, y si ya la padeces, mejorando de forma clara su control”.

Del mismo modo, Alfredo Michán, médico internista miembro de SEMI, explica que “es posible dejar el azúcar usando edulcorantes. Los sustitutos del azúcar no afectan al nivel de glucemia en sangre y, hasta la fecha, ningún estudio ha podido demostrar que sean perjudiciales”.

Pablo Miramontes, médico internista miembro de SEMI, pone el foco en la información nutricional, recordando que “dentro de la planificación del tratamiento dietético de los pacientes diabéticos es muy importante conocer la información nutricional de los alimentos. Es por ello, que cuando vayamos a elegir un determinado tipo de alimento tendremos que tener en cuenta la cantidad de azúcares añadidos, de grasas saturadas o si son alimentos más o menos procesados. Ello nos va a poder ayudar a hacer una dieta mucho más adecuada”.


Evitar los alimentos procesados


Por otro lado, la importancia de la fruta fresca es lo que Lola López, médico internista miembro de SEMI, incide: “Los pacientes diabéticos necesitan añadir fruta a su dieta, igual que cualquier otra persona. Lo importante es saber qué fruta tomar. Vamos a evitar todo tipo de fruta que venga procesada, en forma de compota o mermelada, así como aquellas frutas que estén secas, como las pasas, dado que el volumen es pequeño y la concentración de glucosa muy alta”.

Pablo Pérez, médico internista miembro de SEMI y director científico del Imibic, indica que “otro aspecto importante es limitar al máximo el consumo de alimentos ultraprocesados, que son aquellos que han sufrido algún tipo de procesamiento industrial, como son las patatas chips, los embutidos o los productos de bollería, que son alimentos muy ricos en sal, azúcares añadidos y en grasas trans, que son perjudiciales para la salud”.

Por último, Pedro Pablo Casado, médico internista miembro de SEMI y coordinador del GT de Diabetes, Obesidad y Nutrición de SEMI, recuerda que “otra estrategia que podemos emplear para eliminar el azúcar de nuestra dieta es condimentar nuestros platos con otros productos, como pueden ser la canela o la vainilla, y de esta forma suplementar esa ausencia potencial de sabor si quitamos el azúcar”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.