Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:00
Especialidades > Medicina Interna

En salud cardiovascular, no hay límite con el colesterol 'malo'

Reducir el colesterol LDL a mínimos beneficia en cuanto a eventos cardiovasculares y no tiene efectos secundarios

Luis Masana.
En salud cardiovascular, no hay límite con el colesterol 'malo'
Marcos Domínguez
Joana Huertas
Sábado, 12 de mayo de 2018, a las 10:30
En los últimos 30 años, la evidencia científica ha ido demostrando que el descenso del colesterol LDL, el considerado 'malo', se asocia a beneficios cardiovasculares más importantes. El arsenal farmacológico cada vez es más eficaz y está permitiendo pensar en un descenso del LDL a cero. ¿Es esto positivo?

Luis Masana: "El riesgo cardiovascular lo condiciona la cantidad colesterol".

Los últimos datos parecen indicar que sí. Luis Masana, director de la Unidad de Medicina Vascular y Metabolismo del Sant Joan de Reus, ha explicado durante el transcurso de la XIV Reunión de Riesgo Vascular de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) que “a menor colesterol LDL, menor riesgo vascular”.

Así de sencillo, ya sea a través de estatinas como de otras opciones terapéuticas y farmacológicas. Y señala: “El coste de efectos secundarios para llegar a este beneficio de mínimo colesterol es cero”.

El año pasado, el estudio 'Fourier' ha demostrado la capacidad de evolocumab, inhibidor de PSCK9, para reducir el colesterol hasta mínimos no vistos con otros fármacos, y la conclusión ha sido clara: se ha mejorado en prevención cardiovascular sin duda.

Xavier Pintó, del Hospital Universitario de Bellvitge, ha presentado la conferencia de Luis Masana.


La cuestión es que la diferencia entre los colesteroles 'buenos' y 'malos', a nivel molecular, es cuantitativa: “El colesterol HDL es muy diverso, contiene muchas proteínas”. El LDL es más pobre, estando compuesto básicamente de apolipoproteína B.

Pacientes que ya han sufrido eventos cardiovasculares

No obstante, Masana llama a no dormirse en los laureles. “El problema clínico que tenemos en la actualidad es qué hacemos con los pacientes que ya han sufrido eventos cardiovasculares”.

Máxime, si estos pacientes tienen una o varias comorbilidades, como diabetes. “El pronóstico de los pacientes con muy alto riesgo cardiovascular sigue estando alejado de lo óptimo”, destaca el internista. 

Imagen de la sala durante la ponencia de Luis Masana.