Un estudio muestra que este vínculo afecta especialmente a los hombres y es independiente a los demás factores de riesgo

El consumo de ultraprocesados aumenta un 29% el riesgo de cáncer de colon
Ejemplo de alimentos ultraprocesados.


05 sep 2022. 12.30H
SE LEE EN 3 minutos
La comunidad científica sigue demostrando la importancia de elegir bien el tipo de alimentos que consumimos para reducir la aparición de enfermedades crónicas como la diabetes o la obesidad. Cada vez son más las investigaciones que muestran los vínculos entre alimentos poco saludables y enfermedades derivadas de su consumo. En ese sentido, un reciente estudio observacional asegura que el consumo de ultraprocesados aumenta en casi un 30 por ciento el riesgo de padecer cáncer de colon. Un vínculo que se da solamente en hombres.

En el estudio, revisado por pares y publicado en la revista BJM, los investigadores de la Universidad de Tufts y la de Harvard estudiaron tres grandes cohortes estadounidenses con más de 200.000 personas. Tras someter a los participantes a test semanales durante 25 años, descubrieron que los hombres que consumían altas tasas de alimentos ultraprocesados tienen un 29 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de colon que los hombres que consumían cantidades más pequeñas de estos alimentos.

En concreto, la asociación se vio en el cáncer de colon distal y no en el proximal o el de recto. Además, el vínculo más fuerte se encontró con los productos listos para comer a base de carne, pollo o pescado y con refrescos o bebidas a base de leche azucarada.

Un efecto “independiente”


Unos hallazgos que, según apuntan los investigadores, son independientes de los “diferentes índices dietéticos”. Es decir, su efecto no está vinculado a los demás factores de riesgo y depende de otras variables derivadas del efecto de su consumo en nuestro organismo. 

“Los alimentos ultraprocesados suelen contener aditivos alimentarios, como emulsionantes y edulcorantes artificiales, que pueden alterar la microbiota intestinal y promover la inflamación y la carcinogénesis del colon. Además de los aditivos, se encuentran contaminantes recién formados con potencial carcinogénico (por ejemplo, acrilamida) en varios productos ultraprocesados que se han sometido a un tratamiento térmico, especialmente las patatas fritas. Los alimentos ultraprocesados también pueden contener contaminantes que migran de los envases de plástico, como el bisfenol A, que la Agencia Europea de Sustancias Químicas considera una sustancia de gran preocupación”, detallan los investigadores.

¿Por qué no hay efecto de los ultraprocesados en las mujeres?


Respecto a la falta de vínculo entre el consumo de ultraprocesados y el cáncer de colon en las mujeres, los científicos admiten que “no está claro” por qué esa diferencia con respecto a los hombres y apuntan a una influencia de las hormonas, la función protectora de los estrógenos o una dieta distinta.

“Las mujeres pueden haber elegido alimentos relativamente más saludables dentro de la categoría de postres a base de yogur y productos lácteos y, por lo tanto, los efectos protectores (por ejemplo, debido a un mayor contenido de calcio) pueden superar los efectos nocivos (por mayores contenidos de azúcar)”, detallan los investigadores. 

Ante esta falta de evidencia, consideran que se debe seguir investigando para determinar si existe una verdadera diferencia de sexo en las asociaciones, o si los hallazgos nulos en las mujeres de este estudio se debieron simplemente al azar o a algunos otros factores de confusión no controlados en las mujeres que mitigaron la asociación.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.