Covid-19: potencial "infección persistente" en pacientes inmunodeprimidos

El historial clínico de un hombre de 45 años retrata la situación de personas con déficit de defensas ante el virus

Covid-19: potencial "infección persistente" en pacientes inmunodeprimidos
jue 12 noviembre 2020. 14.00H
En la actualidad del coronavirus el foco está en las nuevas vacunas para enfrentarlo de cara a una segunda ola de contagios. Paralelamente, los estudios se perfilan en analizar el comportamiento del virus ya sea en casos de personas reinfectadas o en casos de personas con distintas patologías. En este último, un caso de un hombre de 45 años publicado en la The New England Journal of Medicine, explica el potencial de la "infección persistente" del Covid-19 en pacientes inmunodeprimidos.

DIRECTO | Siga aquí la última hora de la crisis sanitaria

El caso dirigido al editor de la revista médica, argumenta que aunque la mayoría de las personas inmunodeprimidas eliminan eficazmente la infección por SARS-CoV-2, se destaca el potencial de la infección persistente del Covid-19 en una evolución viral acelerada asociada con un estado de inmunodeprimido.

Para ejemplificar este argumento, se presentó en la revista  el caso clínico de un hombre de 45 años con síndrome antifosfolípido severo complicado por hemorragia alveolar difusa, que recibía anticoagulación, glucocorticoides, ciclofosfamida y rituximab y eculizumab intermitentes, ingresó en el hospital con fiebre . El día 0, se diagnosticó Covid-19 mediante PCR, y el paciente recibió un ciclo de 5 días del antiviral Remdesivir. Las dosis de glucocorticoides aumentaron debido a la sospecha de hemorragia alveolar difusa. Fue dado de alta el día 5 sin necesidad de oxígeno suplementario.

La cronología del caso relata que desde el día 6 hasta el día 68, el paciente estuvo en cuarentena solo en su casa, pero durante el período de cuarentena, fue hospitalizado tres veces por dolor abdominal y una vez por fatiga y disnea. Los ingresos se complicaron por hipoxemia que causó preocupación por hemorragia alveolar difusa recurrente y se trató con dosis aumentadas de glucocorticoides. Los valores del umbral del ciclo de PCR aumentaron a 37,8 el día 39, lo que sugirió la resolución de la infección.

La publicación cuenta que el día 72, 4 días después de haber sido ingresado por hipoxemia, la prueba de PCR volvió a ser positiva, con un valor de 27,6, lo que generó preocupación por una recurrencia de Covid-19. El paciente volvió a recibir Remdesivir en un ciclo de 10 días y los ensayos de PCR posteriores fueron negativos.

La evolución del paciente fue empeorando según relata la publicación. El día 105, el paciente ingresó por celulitis. El día 111, se desarrolló hipoxemia, que finalmente fue tratado con un alto flujo de oxígeno. Dada la preocupación por la hemorragia alveolar difusa recurrente, la inmunosupresión del paciente aumentó. El día 128, el PCR fue de 32,7, lo que causó preocupación por una segunda aparición de Covid-19, por ello el paciente recibió dosis de Remdesivir por 5 días. Dado el continuo deterioro respiratorio y la preocupación por la hemorragia alveolar difusa en curso, el paciente fue tratado con inmunoglobulina intravenosa, ciclofosfamida intravenosa y Ruxolitinib diario, además de glucocorticoides.

Hacia el día 143, el historial clínico de este paciente generó gran preocupación por una tercera aparición de Covid-19 positivo en una muestra de PCR, para ello recibió anticuerpos del SARS-CoV-2. El día 150 fue sometido a intubación endotraqueal por hipoxemia. Una muestra de lavado broncoalveolar el día 151 reveló un valor de PCR de 15,8 y creció el hongo Aspergillus fumigatus. El paciente recibió nuevamente Remdesivir y agentes antifúngicos. El día 154, murió de shock e insuficiencia respiratoria.


Conclusiones del caso clínico 


A modo de conclusión, sobre las decisiones tomadas en este caso, la publicación explica que "realizamos ensayos cuantitativos de carga viral de SARS-CoV-2 en muestras respiratorias (nasofaríngeas y de esputo) y en plasma. Los resultados fueron concordantes con los valores de PCR, alcanzando un pico de 8,9 log 10 copias por mililitro. Los estudios de tejidos mostraron los niveles más altos de ARN de SARS-CoV-2 en los pulmones y el bazo. El análisis filogenético fue consistente con infección persistente y evolución viral acelerada. Los cambios de aminoácidos fueron predominantemente en el gen de la espiga y el dominio de unión al receptor, que constituyen el 13 por ciento y el 2 por ciento del genoma viral, respectivamente, pero albergaban el 57 por ciento y el 38 porr ciento de los cambios observados. Los estudios de infectividad viral confirmaron virus infeccioso en muestras nasofaríngeas de los días 75 y 143", sentencia la publicación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.