22 de febrero de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Especialidades > Medicina Interna

"Un MIR no es un bonsái ni un secretario"

La SEMI organiza la I Escuela de Tutores con el objetivo de formar a los formadores

El coordinador del Grupo de Formación de la SEMI, Javier Moreno.
"Un MIR no es un bonsái ni un secretario"
Marcos Domínguez
Jueves, 26 de octubre de 2017, a las 09:20
"Hay dos tipos de tutores que no ayudan a la formación del MIR. Por un lado, el que utiliza al residente como si fuera un bonsái, lo tiene en la mesa y pasa de él. Por otro, aquellos que tratan a los residentes como si fueran sus secretarios, les mandan trabajo administrativo cuando eso no es lo que tiene que hacer", cuenta a Redacción Médica el coordinador del Grupo de Formación de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Javier Moreno.

Este joven, que ejerce como vocal de Jóvenes Internistas de la SEMI, es el organizador de la I Escuela de Tutores de la SEMI, un curso que se va a celebrar el 27 y 28 de octubre en Madrid con el objetivo de capacitar al asistente para identificar y aplicar estrategias educativas que desarrollen las competencias de un profesional de la Medicina Interna: "Esta idea surgió el año pasado desde el grupo de residentes y adjuntos jóvenes. Pensábamos que este colectivo se quedaba fuera de la SEMI, que no tiene en las sociedades a gente que le apetezca llevar residentes a su cargo y que conozcan los principios básicos de la enseñanza, es decir, que no había formación a formadores".

"El tutor tiene que ser alguien que te enseñe de forma directa cómo se aprende un oficio, porque lo nuestro al final no es más que un oficio que tienes que aprender, y que poco a poco que va dando más responsabilidades para que cojas confianza en el aprendizaje de este trabajo", asegura Javier Moreno.

En ese sentido, defiende el valor añadido que puede aportar un tutor al MIR: "Su papel es dar confianza y seguridad al residente. Esa sensación de que le está enseñando lo que tiene que enseñar, de decir ‘si alguna vez tengo un problema, tengo una figura que me va ayudar a resolverlos o me va a decir cómo hacerlo cuando esté yo solo’".

Las formas de tutorizar han cambiado

"Creo que el internista está motivado para ser tutor, pero hay que seguir dándolo a conocer. Se tiene mucho la teoría de los antiguos tutores, que llevaban a los residentes o muy de la mano o muy dejados, y las nuevas tendencias no son así. Se intenta que sea por competencias, en las que se va supervisando, primero de forma directa y luego indirecta, al residente. Las formas de tutorizar han cambiado", reconoce.