Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:00
Especialidades > Medicina Interna

“El internista aporta una visión global en enfermedades tromboembólicas”

Es una gran “desconocida” entre la población a pesar de ser la tercera muerte vascular

Ángeles Blanco Molina.
“El internista aporta una visión global en enfermedades tromboembólicas”
María García
Viernes, 18 de mayo de 2018, a las 17:00
Ángeles Blanco Molina, coordinadora del Grupo de Enfermedad Tromboembólica de la Fundación Española de Medicina Interna (FEMI), está convencida de que la unión entre especialistas hace la fuerza. La también presidenta del Comité Organizador del XIV Forum Multidisciplinar de la Enfermedad Tromboembólica Venosa (ETV), resalta a Redacción Médica la importancia de que, en espacios como este, los distintos médicos pongan en común sus conocimientos sobre esta enfermedad -gracias en gran parte a todos los datos recogidos en el registro Riete- que suele afectar a pacientes con una media de 66 años.

Porque, a pesar de su alta incidencia en España, la población sigue sin tener conciencia de esta enfermedad, cuyos síntomas previos pasan por los dolores en el pecho, la sensación de ahogo, palpitaciones o la presencia de esputos con sangre, especialmente en aquellos que tienen un antecedente de inmovilización, son portadores de un cáncer o han sido sometidos a una cirugía. 

¿Cuál es el objetivo principal de este XIV Forum de la Enfermedad Tromboembólica Venosa?

Mejorar el manejo de la ETV. Es nuestro objetivo desde que comenzamos con los Forum.

¿Cuál la frecuencia de esta enfermedad en España?

Se trata de una enfermedad muy frecuente. Es la tercera causa de muerte vascular después del infarto de miocardio y del ictus. Todo el mundo conoce las primeras, pero, sin embargo, esta enfermedad pasa más desapercibida. Ocasionalmente cuando algún famoso la sufre -como ocurre, por ejemplo, ahora con Joaquín Sabina, que ha estado ingresado por una embolia de pulmón- entonces parece que obtiene algo más de relevancia. Pero la gente, por lo general, no es consciente.

¿Qué debería conocer la población?

Debería conocer los síntomas de la enfermedad tromboembólica y cuándo debe prevenirla. Es una enfermedad que tiene una buena profilaxis, un buen tratamiento para evitarla. Estas medidas de prevención hay que ponerlas en acción cuando aparecen factores de riesgo. Por ejemplo, cuando se realiza una cirugía o una inmovilización por traumatismo. Una inmovilización por cualquier otra causa que conlleve estar tres o cuatro días en cama, son días en los que hay que poner separina para impedir que aparezca.

¿Cuáles sus factores de riesgo?


"Todos los especialistas deberían conocer y prevenir la ETV"


El más importante es el cáncer. También la cirugía y la inmovilización. Dentro de esta última entra la inmovilización por cualquier causa, desde una escayola hasta una cirugía o una enfermedad aguda. Otras situaciones que no son patológicas, pero que son factores de riesgo también, es el embarazo y la toma de tratamiento hormonal con estrógenos. No son situaciones anómalas, pero son factores de riesgo, sobre todo si se hay alguno más. Hay personas que tienen un factor poco potente, pero como se les sume otro puede dispararse.

¿Un embarazo de riesgo sería un ejemplo de esta situación?

En un embarazo de riesgo por causa obstétrica, per se no. Pero, por ejemplo, un embarazo en una mujer que ha tenido antes una trombosis previa por la toma de anticonceptivos, sí es un embarazo de riesgo para desarrollar trombosis. Esa mujer necesita hacer profilaxis durante todo el embarazo y durante la cuarentena.

Decía que el objetivo es el mejorar el manejo. ¿Qué queda por hacer?

Lo curioso de esta enfermedad es que aparece en cualquier área de la medicina, en cualquier especialidad. Todos los especialistas deberían conocerla y prevenirla. Hay especialistas como los traumatólogos que están muy concienciados en ese aspecto, porque la cirugía traumatológica, como una prótesis de cadera, son las situaciones más trombogénicas que hay. Entonces los traumatólogos están muy concienciados y lo hacen muy bien. Otros especialistas quirúrgicos bien pero algo menos, pero sobre todo muchos especialistas médicos no acabamos de darnos cuenta que nuestros enfermos se colocan durante unos días en una situación de riesgo. Y esos días hay que instaurar el tratamiento preventivo.

¿Cuál es el papel de los internistas en su abordaje?

Es un tema complicado. De las mejores cosas que tiene el grupo del Riete es la capacidad que ha tenido su líder, Manuel Monreal, de conformar un grupo entre distintas modalidades. Llevamos 16 años, que no es fácil, pero entiendo que la visión global que tiene el internista hace que esta enfermedad entre fácilmente en su conocimiento y en su práctica pero, además, la atención que hace el internista no solo de sus enfermos, sino de los del resto de especialidades, hace que su campo de acción en esta enfermedad sea amplísimo.

En el Forum están destacando la relevancia que tiene trabajar entre distintos  especialistas. Dicen que no siempre es fácil.

No, no siempre es fácil. Tendemos a pensar que el área en el que estamos trabajando es una propiedad nuestra. Y lo más importante, que sabemos todos los que trabajamos en este grupo, es que cuando se suma se gana. Siempre. Y viceveresa. Es una cuestión absolutamente básica.