Médicos y enfermeros de este nivel asistencial reclaman además un presupuesto suficiente y que se haga efectivo

Primaria exige a la cumbre Ministerio-CCAA auditorías previas a las OPE
Antonio Fernández-Pro, José Polo y Manuel Cascos.


29 sep 2021. 18.00H
SE LEE EN 6 minutos
Las consejerías de Sanidad autonómicas se reunirán desde mañana jueves y hasta el viernes con representantes del Ministerio de Sanidad para evaluar y establecer puentes de unión en el abordaje de Atención Primaria. Un encuentro al que no han sido invitados las sociedades de Medicina ni Enfermería, pero al que harán llegar sus reivindicaciones para que se se traten los “verdaderos” problemas que afronta el primer nivel asistencial del Sistema Nacional de salud (SNS).

“El tema básico es ser operativo, el análisis de la situación se lleva haciendo más de 20 años”, comenta a Redacción Médica, Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). El facultativo va más allá de la denuncia de los escasos recursos con los que cuenta Primaria tras los recortes vividos: “Estamos desprotegidos, hemos sufrido recortes y los estamos pagando. Esta pandemia ha puesto en evidencia nuestras vergüenzas. Ahora lo que tocan son acciones para solucionarlo”.

Desde el Sindicato de Enfermería (Satse) consideran que la Atención Primaria está “más debilitada y tensionada que nunca”. Una situación que se traduce en un aumento de las listas de espera para ser atendidos en los centros de salud y en una peor atención y cuidados al conjunto de la ciudadanía. “Se esta esperando entre cinco y hasta dos semanas para ser atendido y, además, en muchos casos, a través del teléfono por parte del personal médico”, reprocha el Sindicato de Enfermería, que subraya que también hay demoras en atención a domicilio.

Aumentar el presupuesto, la principal clave


Para el líder de los médicos de Familia es clave abordar un incremento presupuestario: “Hay que hacer un estudio de necesidades por zonas básicas que sea serio y realista. Ver que necesita cada centro y en función de ello se debe enarbolar el presupuesto”. Un presupuesto que debe aumentar especialmente en la partida de recursos humanos ante la escasez de profesionales. “Se debe abordar una política de recursos humanos que abarque desde la incentivación de plazas de difícil cobertura a la estabilidad en el empleo. Todo ello para conseguir cortar la sangría de profesionales que se van al extranjero”, comenta Ledesma. 

Desde la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) harán llegar al Interterritorial un documento que saldrá de una encuesta realizada entre profesionales sanitarios y de un documento ya elaborado sobre cómo gestionar la desescalada Covid-19 en Primaria. En este último se enarbolan un decálogo de acciones “urgentes” que se deben aplicar para garantizar la sostenibilidad del sistema, entre ellas un aumento del presupuesto de hasta el 25 por ciento en relación con el actual.

Un aumento presupuestario que también reivindica Satse: "Ministerio y CCAA acordaron antes de la pandemia un plan para mejorar y reforzar este nivel asistencial totalmente insuficiente. Ahora, una vez superado lo peor de la pandemia, volveremos a escuchar con toda seguridad nuevas declaraciones de intenciones por parte de las diferentes administraciones públicas que mucho nos tememos que tampoco se harán realidad si no se acuerda lo esencial y básico, como es una dotación presupuestaria adecuada, y, de esta forma, poder garantizar los recursos humanos y materiales suficientes de cara a los próximos años”. 


Déficit de plazas y MIR extraordinario


Respecto a las vacantes de difícil cobertura, Ledesma se muestra abierto a todo: “Imaginación al poder, desde incentivación económica y laboral a académica. Tiene que haber algo, pero no nada. Si no llevamos los servicios a todos los sitios estamos incentivando el aumento de la España vaciada. Hace falta un estudio de necesidad de profesionales y de reubicación de estos. La política de recursos humanos es fundamental”.

Desde Semergen apuntan a un ajuste de las plantillas a las necesidades reales y exponen varios umbrales a seguir: Cupo de 1.200 pacientes (con <30 por ciento mayores de 65 años); integración del personal de los Puntos de Atención Continuada (PAC), y asegurar una proporción 1:1 entre médicos de Familia y médicos de Hospital (ajuste de las plazas MIR).

Otra de las soluciones que plantean comunidades autónomas como Galicia es la realización de un MIR extraordinario de medicina de Familia y un EIR de Enfermería Familiar y Comunitaria para así solventar el déficit de profesionales sanitarios.

Una medida que desde SEMG ven con buenos ojos siempre que se acompañen de ofertas laborales al finalizar la residencia. “Sería una opción el MIR extraordinario, pero pasaría porque se acompañe por unas condiciones laborales”.

Más de 15.000 enfermeras para llegar a la media europea


Ante la realidad que vive Primaria, y que Satse cataloga de “lamentable”, una de sus principales demandas de cara a la reunión que mantendrán Gobierno y CCAA es el aumento del número de profesionales, especialmente de enfermeras y enfermeros. “No podemos permitir que una enfermera o enfermero siga teniendo asignadas entre 1.800 y 2.000 personas”, señala la organización sindical, que reivindica que tiene que haber un cupo máximo de 1.500 personas por enfermera.

Según estimaciones del sindicato, para situarse en la media de Europa, España necesita, al menos, 15.500 enfermeros y enfermeras. De igual manera, agrega, hay que garantizar la presencia de, al menos, una matrona y un fisioterapeuta en cada centro de salud.

Otra de las demandas de Enfermería es potenciar la labor de las enfermeras, además de la implantación de la figura de la enfermera gestora de casos o enfermera de enlace en el conjunto del Estado. “Esto permitiría la interconexión de las necesidades del paciente con el entorno ya sea social o sanitario, generando con ello, además, una clara eficiencia de los recursos humanos y materiales en beneficio de todos/as”, matizan. 

Además, la organización aboga por la generalización de la cirugía menor para Enfermería, así como por la hospitalización a domicilio y atención domiciliaria avanzada. "Esto permitiría una notable mejoría del entorno de salud del paciente y su familia y una mayor eficiencia de los recursos económicos disponibles", incide.

Por último, el Sindicato de Enfermería señala que hay que volver a las consultas médicas presenciales en centros de salud en lugar de las llamadas telefónicas para ofrecer una atención sanitaria "más cercana y de calidad".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.