16 dic 2018 | Actualizado: 19:00

Familia y Neumología: el cigarro sin combustión no ayuda a dejar de fumar

Carlos Jiménez señala que los estudios con cigarros electrónicos además tienen "deficiencias metodológicas"

Carlos Jiménez (derecha) y Andrés Zamorano, vicepresidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.
Familia y Neumología: el cigarro sin combustión no ayuda a dejar de fumar
lun 26 febrero 2018. 13.50H
Redacción
La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha advertido contra el uso de los nuevos productos del tabaco, como los cigarros sin combustión, que no sirven para dejar de fumar ni evitar el riesgo asociado al consumo de tabaco.

Lo ha hecho en el marco de la V Jornada Dual Neumológica organizada por la sociedad y celebrada en Segovia. Allí, Carlos Jiménez, presidente electo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ha señalado que con el cigarro sin combustión “se consume nicotina al mismo nivel que con los cigarrillos normales, por eso no sirven para dejar de fumar”.

Además, ha señalado que los estudios que se han hecho con los cigarrillos electrónicos “tienen importantes deficiencias metodológicas y las conclusiones no son válidas”, por lo que “no hay datos científicos que avalen que son eficaces para dejar de fumar”.

En la jornada también se ha hecho hincapié en el papel “fundamental” que juega la Atención Primaria en la prevención, control y tratamiento del tabaquismo. Todos los profesionales sanitarios que trabajan en el primer nivel asistencial “deben registrar el consumo de tabaco de sus pacientes, aconsejarles que dejen de fumar y ayudar a dejar de fumar a aquéllos que estén dispuestos a realizar un serio intento de abandono”.

Financiación de los tratamientos antitabaco

Los ponentes de la jornada han reclamado mayor formación en diagnóstico y tratamiento del tabaquismo entre los profesionales sanitarios y la financiación de los tratamientos antitabaco en el SNS, que han demostrado ser “seguros y eficaces”.

El 24 por ciento de la población española por encima de los 15 años es fumadora, un porcentaje que aumenta en el grupo de edad entre los 25 y los 55 años, donde el consumo de tabaco alcanza al 35 por ciento de la población.

Carlos Jiménez ha alertado además del aumento de la incidencia del cáncer de pulmón en mujeres. En el último año, ha habido 5.900 nuevos casos, un “enorme aumento” si se tiene en cuenta que hace una década el número de casos apenas llegaba a 3.000.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.