La limitación del tiempo en visita puede acabar con tratamientos o pruebas "de complacencia"

 Invertir en educación para la salud libera tiempo en consultas de Primaria
Mariam de la Poza Abad.


15 jun 2021. 15.40H
SE LEE EN 3 minutos
Debido a la limitación del tiempo de visita en las consultas de Atención Primaria o por la percepción que tiene el médico de las expectativas del paciente, en ocasiones se acaban haciendo tratamientos o pruebas complementarias “de complacencia”. Sin embargo, de este modo, “no empoderamos a nuestros pacientes y cuando vuelvan a tener un problema parecido, vendrán para que les demos la misma solución y, por tanto, no participamos para nada en la educación del paciente ante su problema de salud”, según ha afirmado Mariam de la Poza Abad en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.

"Justificar un ‘no’ al paciente conlleva tiempo y habilidades comunicativas que a largo plazo darán su fruto con una población empoderada en el manejo de su salud”, tal y como ha afirmado, miembro de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que ejerce como médico de familia en el médico de Familia en el Centro de Atención Primaria (CAP) Carles Ribas de Barcelona.

Aunque la presión asistencial existente en las consultas de Atención Primaria en ocasiones puede llegar a restar tiempo a la hora de hacer una correcta educación para la salud, “invertir en comunicación y educación nos dará más tiempo a largo plazo con pacientes que sepan manejar su problema de salud y que no vuelvan a consulta por el mismo problema”, ha reiterado Mariam de la Poza dentro de su ponencia titulada ‘Decir que no, es educar ¿Nos atrevemos?’.

Preguntada sobre si la imposibilidad de dedicar tiempo a la educación para la salud ha empeorado esto con la crisis sanitaria vivida a causa del coronavirus, la doctora de la Poza cree que la pandemia ha cambiado la manera de comunicarnos. “Se han hecho menos visitas presenciales y más a nivel telefónico o virtual, pero esto no debería conllevar a empeorar la comunicación, sino a modificarla en función de las necesidades”.

Creencias erróneas sobre salud


La limitación del tiempo en consulta también puede llegar a restar tiempo a la hora de aclarar creencias erróneas en relación a temas de salud más comunes, como pueden ser la desconfianza hacia las vacunas por parte de la población o el mal uso de los antibióticos. “De todos es conocido que las infecciones víricas no se han de tratar con antibióticos, pero se siguen tratando y automedicándose procesos víricos como la gripe, los constipados, las faringitis con antibióticos y causando sólo efectos adversos, encareciendo el proceso, aumentando la frecuencia de visita por el mismo problema y agravando el problema más importante de salud pública mundial: desarrollo de resistencias antimicrobianas”, ha advertido De la Poza.

Durante su ponencia en el XXVII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, además de desmentir que las infecciones víricas no se curan con antibióticos, otros temas que la doctora Mariam de la Poza Abad ha puesto como ejemplo a trabajar desde las consultas de Atención Primaria son que las inyecciones intramusculares hacen más efecto que el tratamiento oral o que el omeprazol se debe tomar como protector gástrico cuando tome cualquier pastilla.

En cuanto a la relación ‘ideal’ que debe existir entre un médico y un paciente en este contexto, la especialista cree que debe ser de “confianza mutua, en la que el momento de la entrevista clínica mantenga la confidencialidad y respeto adecuado”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.