25 de mayo de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Especialidades > Medicina de Familia

"Es muy importante para una sociedad científica abrirse al ciudadano"

La gerente de SEMG considera primordial extender los hábitos saludables y de prevención en la población

Mercedes Otero, gerente de la SEMG.
"Es muy importante para una sociedad científica abrirse al ciudadano"
Marcos Domínguez
Miguel Fernández de Vega
Miércoles, 18 de abril de 2018, a las 11:50
En los 30 años de vida a la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el rol de las sociedades médicas ha evolucionado de ser una reunión de especialistas para hablar de temas de interés científico a garantizar una formación continuada al profesional, un conocimiento sólido y fiable al paciente y una divulgación de la salud basada en la evidencia la población general.

Mercedes Otero, gerente de la SEMG, explica a Redacción Médica la función de las sociedades médicas en un entorno como el actual, el próximo XXV Congreso Nacional y el interés de los médicos para participar en eventos de este tipo.

"El congreso de SEMG es el principal punto de encuentro para médicos de Familia".

¿Qué papel juega una sociedad médica como la SEMG en un sistema sanitario como el que tenemos actualmente?

La SEMG es una sociedad científica, su principal papel es el de ayudar a la formación de sus socios y de cualquier médico de Familia para que en ese objetivo final que es la mejor atención al paciente y al ciudadano podamos colaborar tanto con el médico como con el sistema sanitario, evidentemente.

¿Han evolucionado las sociedades médicas al mismo ritmo que la sociedad actual? ¿O se han quedado atrás?

Hay una variabilidad importante. En algunos campos sí hemos ido al mismo son que iba la sociedad en general y el ciudadano; sin embargo, en otros hemos de reconocer que quizás la sociedad va más rápida, no siempre de una manera digamos científicamente avalada, que es nuestro principal objetivo, y entonces tenemos que hacer un esfuerzo para dar respuesta a todas esas preguntas que el ciudadano requeriría de una sociedad científica y no tenga que buscarlas en otros medios.

¿Y qué papel juega en este sentido el Congreso de la SEMG?

El Congreso Nacional es el principal punto de encuentro para médicos que trabajan en el mismo ámbito sanitario. Es una oportunidad para que en un plazo corto de tiempo cualquier médico pueda seleccionar aquellas áreas en las que quiere o necesita formarse, sin necesidad de tener que ir hoy a un taller específico de esto, mañana a un curso del otro, etc. sino que dentro de la cita poder abarcar esa formación.

Eso por una parte, por la parte formativa. Luego, tiene otro punto también muy importante, que es el del encuentro entre médicos que abordan el mismo tipo de paciente, que están trabajando en el mismo estatus dentro del sistema sanitario pero que, por estar a veces en distintos puntos geográficos, tienen problemas diferentes o abordan la solución de una manera diferente. Y ese punto de encuentro también es muy importante para ese contacto entre los médicos.


"Somos el médico más cercano al paciente pero tenemos que estar alerta para no llegar a la deshumanización"


¿Cuáles van a ser los puntos fuertes de este XXV Congreso de la SEMG?

El XXV Congreso que coincide con el 30º aniversario de la SEMG, o sea, que son para nosotros fechas muy importantes. Cuando el comité científico aborda el programa intenta que todas las áreas que tiene el médico de Familia tengan algún papel dentro del mismo, tanto las clínicas como aquellas más profesionales. En las áreas clínicas realmente abordamos de todo, desde empezando por la cabeza, temas neurológicos, oftalmología, patología maxilofacial, respiratorio, digestivo, el pie diabético… Abordamos prácticamente cualquier área que el médico tenga que trabajar.

En la parte no clínica quizás estemos más en el punto de la actualidad. Hoy en día, por ejemplo el paciente crónico, es evidentemente un paciente que vemos en la consulta cada día más y que en un futuro más o menos inmediato va a ir incrementándose, el abordaje del paciente crónico, el cómo tenemos que trabajar con otros profesionales, incluso con las propias asociaciones de pacientes, eso se va a abordar también dentro del Congreso.

Está, hoy en día, muy en las noticias la deshumanización del médico en la relación con el paciente. Medicina de Familia quizá sea la especialidad que menos peca de esto, porque somos el médico más cercano al paciente, pero pensamos como sociedad que es algo que tenemos que estar sobre aviso e intentar impedir que lleguemos a esa deshumanización. Nosotros no vemos la enfermedad, vemos al paciente que está enfermo.

Luego hay temas transversales como la bioética, que en el rol profesional del médico de Familia es muy importante tanto por su relación con el paciente, incluso por las situaciones en las que se pudiera ver el médico si no cumple con los principios que debe tener. Es un tema que, por ejemplo, vamos a abordar en un curso precongreso, o sea, va mucho más allá de una ponencia sino que es una actividad de formación en bioética.

¿Qué demanda más el profesional sanitario, el componente formativo clínico o esta parte no clínica que me has comentado tan importante en la Medicina de Familia?

A la hora de abordar un Congreso, a ver, la clínica es muy importante para él, o sea, el actualizarse en los últimos campos que haya habido tanto en métodos diagnósticos como en áreas terapéuticas, pero el médico de Familia, como te comentaba antes, está también muy interesado en esa línea transversal, porque además él ve al paciente longitudinalmente y muchas veces lo conoce incluso desde niño y luego va con sus problemas de adolescente y de adulto. Por decirte un porcentaje, yo diría que en un 50 por ciento le interesan las clínicas y en el otro 50 por ciento le interesa el otro rol del médico de Familia en el abordaje del paciente.

¿Y en la parte clínica hay algunas áreas que se hayan demandado más en los últimos años, últimamente que vea que el médico todavía le faltaba por cubrir ese área específica?

Sí. El médico de Familia está muy interesado en los talleres, habitualmente todos los que estamos organizando un Congreso sabemos que las plazas para los talleres es algo que requiere un cuidado exquisito porque son plazas limitadas, porque los talleres tienen que ser con un número determinado de alumnos para que la interacción sea buena y el médico de Familia está muy interesado en ellos. Lo que aporta al médico de Familia es un uso directo y inmediatamente en la consulta; o sea, si tú te actualizas en el manejo de una técnica o aprendes una nueva, es algo que vas a poder utilizar en la consulta rápidamente. Entonces. Yo no destacaría ninguna área clínica en particular, quizás lo que hay a veces es un boom de formación en algunas áreas porque haya habido mucho movimiento durante ese año, porque haya habido nuevos productos o porque haya habido alguna actualización y eso el médico se tiene que formar también en eso.

La gerente de SEMG, durante un momento de la entrevista.

La gerente de SEMG, durante un momento de la entrevista.


¿Hay algo específico que en el último año haya sido de especial interés para poder trasladarlo a la clínica?

Las guías y los consensos a veces no son nuevos pero sí son actualizaciones. Entonces, si hablamos de, por ejemplo en respiratorio, nuevas guías en EPOC, en asma, etc. o si hablamos que es en diabetes donde ha habido una actualización, son evidentemente áreas que van a tener también su puesto en el Congreso y donde habrá tanto médicos especialistas de Familia como médicos especialistas del segundo nivel que transmitirán a los congresistas estas actualizaciones y, sobre todo, su aplicabilidad.

¿Cuál ha sido la evolución de asistentes en los congresos de la SEMG? ¿Cuántos se espera que acudan a este congreso de Valencia?

Nosotros tenemos un congreso desde hace años con una estructura que va muy dirigida a un número de congresistas determinado. De hecho, cuando llegamos a los 3.000 congresistas cerramos la inscripción. Tanto los formatos de mesas como estos formatos de talleres, que te comentaba antes, están planificados de tal manera que tengamos asistencia asegurada, para que los congresistas puedan tener la oportunidad de asistir al máximo número de talleres. O sea, que no haya esas colas en los talleres ni queden sillas vacías en las mesas de acceso libre. Entonces, es sobre los 3.000 nuestro número de congresistas.


"Tenemos una labor importantísima hacia el ciudadano"


Volviendo a la SEMG, ¿qué papel están jugando los grupos de trabajo dentro de la sociedad?

Prácticamente en todas las áreas terapéuticas, e incluso a veces en enfermedades, cuando tienen un interés máximo, hay un grupo de trabajo. Nosotros tenemos clasificados los grupos de trabajo dentro de áreas de gestión del conocimiento, con lo cual hay áreas clínicas, hay áreas transversales, y hay áreas de innovación. Dentro del área clínica, que es donde más se identifica los grupos de trabajo, tenemos grupos de trabajo en todas las áreas. Tenemos grupos de trabajo de diabetes, de hipertensión, de insuficiencia cardiaca, dolor, etc.

Evidentemente, no todos los grupos de trabajo actúan con la misma intensidad. Depende de si la actividad científica del área es mayor o menor. También hay grupos que tienen más actividad de formación, en las que tienen que elaborar unos contenidos para formación presencial, para formación online o para jornadas monográficas. Nosotros tenemos fuera del Congreso, tanto del nacional como del de ecografía clínica, jornadas monográficas en diversas áreas. Esto es: durante un viernes tarde y un sábado se reúne a unos profesionales con un grupo de médicos que van a hablar exclusivamente de diabetes, o exclusivamente de dolor, o exclusivamente de Neumología. Eso también es una parte muy importante de la actividad de los grupos de trabajo durante todo el año.

Hay gente que pide una participación más activa que las sociedades médicas en temas sociales que les afectan. ¿Una sociedad médica debe mantenerse en su ámbito dirigido al profesional médico o debe abrirse a la sociedad y responder a las demandas que esta le pida?

Es muy importante, para una sociedad científica como la nuestra, abrirse también al ciudadano. Por una parte el profesional, el médico de Familia es su principal objetivo pero, evidentemente, el paciente, por supuesto también lo es. Luego está el ciudadano, aquel que no es paciente pero que de alguna manera también requiere formación e información que pueda ser dada de una manera segura y basada siempre en una evidencia científica.

Ahí tenemos una labor importantísima hacia el ciudadano: responder a esas preguntas que ellos tienen, a veces incluso siendo los promotores. Poder aportar al ciudadano cierto tipo de informaciones que vayan a ser útiles, como estilos de vida saludables, medidas de prevención, consejos médicos ante determinadas situaciones… Todo eso es labor de una sociedad científica como la nuestra.