Expertos en Ingeniería Hospitalaria señalan que este incremento ha sido "leve" pero se puede hacer "mucho" para mejorar

Precio fijo y energía verde, 'plan B' del hospital ante la subida de la luz
Antonio Cobo y Luis Fernando Talavera.


02 abr 2022. 15.50H
SE LEE EN 6 minutos
Desde hace más de medio año se han ido produciendo sucesivos récords históricos del precio de la luz. Subidas que, por supuesto, también han afectado a los hospitales y centros sanitarios. Para mitigar estos incrementos y ahorrar en la factura eléctrica, expertos en Ingeniería Hospitalaria afirman en declaraciones a Redacción Médica que lo más conveniente es acordar un precio con los proveedores y dar mayor protagonismo a las energías renovables.

Días después de que comenzase la guerra en Ucrania, el precio de la luz en España alcanzó cifras de récord, disparándose hasta los 544,98 euros el megavatio hora (MW/h). Incrementos que, sin embargo, no han afectado “excesivamente” a los centros de salud. “El incremento ha sido leve porque se ha compensado con el impuesto eléctrico, que ha pasado del 5 por ciento al 0,5 aproximadamente”, explica a este medio Antonio Cobo, ingeniero jefe del Hospital de Cabueñes (Asturias), quien puntualiza que la subida del gas natural y del gasóleo sí ha sido “exagerada”.

En este sentido, señala que “la mayor parte” de los centros sanitarios de gran tamaño tienen un contrato con una compañía eléctrica y las subidas influyen “relativamente poco”. Así, aconseja a todos aquellos que aún no lo tengan a revisarlo porque “puede ser beneficioso”. “Los hospitales son clientes de alta y media tensión y tienen tarifas que suelen estar más bonificadas”, especifica.

“En principio, si tienes un precio acordado con los proveedores, éste se mantiene”, declara el especialista, a la vez que augura posibles variaciones en la siguiente negociación: “Ahora mismo no tenemos contemplado cuánto va a cambiar”.

Sube el gasto energético a consecuencia del Covid-19


“Como consecuencia del Covid-19 estamos utilizando más energía para renovar el aire de los centros”, dice Cobo. Un aumento que no solo afecta solo al consumo de electricidad, sino también al de gas y gasóleo: “Al estar ventilando más los centros, tienes que calentar más veces el aire”. Por ello, defiende que “hay que poner en marcha otro tipo de medidas para poder seguir ahorrando energía”.

Y, en este punto, destaca que la instalación de placas fotovoltaicas es una solución “muy interesante” para todo el ámbito sanitario, especialmente para los centros de Atención Primaria porque su funcionamiento es más bien diurno. “Los hospitales están abiertos 24 horas al día durante los 365 días del año, y las noches tienen un consumo eléctrico que no puedes compensar con energía solar”, detalla.


Hay hospitales de tamaño medio que ya ahorran un 20 por ciento en la factura de la luz gracias a los paneles solares




De hecho, subraya que debido a los continuos incrementos en la factura de la luz el coste de estos paneles se amortizará cada vez en menos tiempo. “Es una herramienta para ayudar a mejorar y paliar todos los consumos”. Así, recuerda que los hospitales tienen capacidad para instalar las mismas en las cubiertas pero reconoce las complicaciones de decantarse por esta opción: “Si quieres poner ahora placas fotovoltaicas puede que tengas limitaciones de suministro por la huelga de transportes y la guerra en Ucrania”.

Con todo, declara que este es el camino que se debe de seguir, ya que hay hospitales de tamaño medio que ya funcionan con energía solar y han reportado un 20 por ciento de ahorro en la factura eléctrica anual.


Alternativas para ahorrar en la factura de la luz


No obstante, el ingeniero manifiesta que, además de las placas fotovoltaicas, hay que trabajar “siempre” en el ahorro energético de los equipos eléctricos como, por ejemplo, la iluminación LED o, más a largo plazo, en los aislantes de los edificios cuando se realiza una reforma.

Medidas que también apoya Luis Fernando Talavera, vicepresidente de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) y director de Ingeniería del Dr. Negrín (Gran Canaria), quien insiste en que “todavía se puede hacer mucho para aumentar la producción de fuentes renovables”. Pero matiza que esto requiere una “inversión importante”, así como un tiempo de instalación: “No se puede hacer de un día para otro”.

Declara que los paneles solares son una medida de ahorro pero en un “porcentaje pequeño”, al no tener el espacio suficiente en la azotea para soportar el “consumo concentrado” que se necesita. “Un hospital consume el equivalente a un pueblo y la superficie no es la misma”, explica. Con todo, mantiene que “se pueden hacer muchas más cosas”, como comprar equipos con una eficiencia mayor, algo que -igualmente- tampoco puede realizarse a corto plazo. “Puede tener un sentido estratégico pero no económico porque puede no haber agotado todavía su vida media. Hay que hacer números para saber si realmente compensa cambiar la máquina”, recalca.


Fijar el precio de la luz frente a las eventualidades


Talavera opina que, aunque haya subido el precio de la luz en los últimos meses, éste “sigue sin ser dramático” para un hospital. Sin embargo, reconoce que la factura ha podido duplicarse pero insiste en que este gasto es “pequeño” comparado con el resto.


Talavera: "Lo que está pasando ahora es un recordatorio para que tomemos medidas en busca de la eficiencia de las instalaciones"




Para tener cierto colchón y que los cambios no pillen por sorpresa, el experto recomienda asimismo optar por un precio máximo fijado a un año vista: “Te asegura cierto amortiguamiento y previsibilidad frente a lo que pueda venir”. Pero alerta de que en la próxima negociación el contrato podría incrementarse, ya que “los precios contemplan el riesgo que puede haber y serán mucho más altos”.

“Lo que está pasando ahora es un recordatorio para que tomemos medidas en busca de la eficiencia de las instalaciones a largo plazo”, dice el ingeniero, quien señala que desde hace tiempo los centros sanitarios ya trabajan en este sentido y los precios elevados registrados recientemente “no son el pistoletazo de salida para que nos pongamos a ello”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.