Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Conocimiento > Ingeniería

La mutación genética del parásito de la malaria funciona como vacuna

Según prueba un estudio en 'Science Translational Medicine'

Parásito del paludismo en una muestra de sangre al microscopio.
La mutación genética  del parásito de la malaria funciona como vacuna
Redacción
Jueves, 05 de enero de 2017, a las 13:10
La ingeniería genética de precisión ha tomado el relevo a otras estrategias de laboratorio para conseguir una vacuna definitiva contra la malaria.

El parásito que da pie a la enfermedad, alterado en tres de sus genes, funciona como vacuna con una buena respuesta según los primeros indicios, según han demostrado científicos del Center for Infectious Disease Research y del Fred Hutchinson Cancer Research Center (Estados Unidos).

Los tres genes suprimidos se revelan imprescindibles para infectar al huésped, razón del éxito de la fórmula escogida para dar con el remedio.

Así, en un ensayo clínico de fase uno con diez voluntarios sanos, los investigadores han concluido que el uso de esta nueva vacuna resulta “seguro, se tolera bien y mantiene una buena respuesta inmune”.

Y es que estos parásitos genéticamente atenuados (GAP, por sus siglas en inglés) se muestran “incapaces” de multiplicarse en el hígado humano, pero están vivos y estimulan efectivamente el sistema inmune para construir defensas que protejan contra una infección real de malaria.

Respuesta inmune “robusta” con una sola administración

Se trata de la primera vacuna contra las enfermedades parasitarias, denominada GAP3KO, que se ha creado utilizando ingeniería genética precisa del parásito de la malaria.

“La vacuna provoca con una sola administración una respuesta inmune robusta. El nuevo estudio está basado en nuestro trabajo anterior. Ya teníamos buenos indicadores en trabajos preclínicos con ratones de que este ‘triple nocaut’ (GAP3KO), que tiene tres genes eliminados, estaba completamente atenuado”, ha explicado el científico principal, Sebastian Mikolajczak.

Ahora, prosigue, se ha demostrado que la vacuna está “totalmente atenuada” en personas y también que, después de una sola administración, provoca una respuesta inmune “robusta” contra el parásito. “En conjunto, estos hallazgos son hitos claves para el desarrollo de una vacuna eficaz contra la malaria”, ha zanjado.