Las Consejerías de Sanidad tienen firmados precios cerrados, por lo que han esquivado la subida del precio de la luz

La compra centralizada de luz evita a la sanidad enfrentarse al 'tarifazo'
Urgencias de un hospital.


01 oct 2021. 14.10H
SE LEE EN 3 minutos
Los hospitales públicos evitan la subida del precio de la luz gracias a la compra centralizada. Durante los últimos tres meses el precio de la luz ha ido escalando día a día rompiendo todos los máximos históricos vigentes hasta el momento. Este viernes 1 de octubre batirá todos los récords registrados y el importe por megavatio hora se elevará hasta 216,01 euros, según los datos del operador eléctrico designado (OMIE).

Mientras el aumento del precio de la luz afecta a toda la sociedad y el Gobierno ultima las medidas para contrarrestar la subida; los hospitales públicos esquivan por el momento enfrentarse al ‘tarifazo’.

Las Consejerías de Sanidad consultadas por Redacción Médica aseguran que tienen firmados acuerdos con precios cerrados. Es el caso de la Junta de Andalucía, que en todos sus consejerías tiene un precio establecido en cuanto a las tarifas eléctricas.

Fuentes de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón explican que el precio de la energía eléctrica del Ejecutivo autonómico no está vinculado al del último recurso, ya que se rige por el contrato suscrito centralizadamente por la Dirección General de Contratación. “En consecuencia, la fluctuación de precios no nos afecta en este momento”, indican.

Misma situación en Asturias y Castilla y León. En Asturias, “el contrato vigente tiene los precios antiguos, por lo que de momento no ha aumentado el gasto”. En el caso de Castilla-La Mancha, la contratación del suministro eléctrico está centralizada en la Junta a través de Acuerdos marcos gestionada por el Ente Regional de la Energía. “El contrato es cerrado, por lo que no está sujeto a las últimas fluctuaciones más allá de las partes impositivas”, reflejan.

Extremadura y Cantabria, contratos diferentes


Extremadura estableció en 2019 una gestión del suministro energético diferente y pionero en el sistema sanitario público. A partir de ese año el Servicio Extremeño de Salud (SES) empezó a comprar la energía que necesitaba directamente en el mercado mayorista.

Según fuentes de la consejería, esta decisión hizo “reducir el gasto en electricidad”. El gasto del consumo eléctrico en centros asistenciales del SES en 2019 ascendió a 9,5 millones de euros, mientras que en 2020 fue de 8,8 millones de euros.

Por su parte, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) se enmarca en el Acuerdo Marco del Gobierno de Cantabria, por lo que de momento la factura no ha registrado ningún aumento a pesar de la subida de precio de la luz. No obstante, a partir de octubre el SCS pondrá en marcha un plan de racionalización del consumo eléctrico.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.