Los Ingenieros Industriales de Madrid celebran un webinar sobre esta tecnología tan clave en crisis como la COVID-19

Impresión 3D en hospitales, mejoras para el paciente y la práctica clínica
Ponentes en la webinar organizada por el Coiim sobre 'Impresión 3D en hospitales'.


07 may 2021. 11.00H
SE LEE EN 7 minutos
POR SONIA NAVARRO
El Colegio Oficial y la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid, a través de su Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria, conjuntamente con el Col·legi d´Enginyers Industrials de Catalunya y en colaboración con la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) han celebrado un webinar sobre 'Impresión 3D en hospitales'. Esta jornada ha contado con la participación de distintos profesionales del sector de la Ingeniería Hospitalaria, quienes han expuesto cómo esta tecnología ha ayudado a mejorar diferentes procesos médicos.

El Coiim organiza un webinar sobre 'Impresión 3D en hospitales'

César Franco, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM), y Jordi Renom, presidente de la Asociación de Enginyers Industrials de Catalunya, han sido los encargados de presentar este seminario que se ha realizado de forma online.

El decano del COIIM ha afirmado, en su intervención, que "la tecnología 3D médica ha hecho importantes aportaciones al mundo sanitario". Franco ha puesto como ejemplos los audífonos o las coronas dentales que se logran realizar gracias a las impresoras 3D. Además, ha reiterado que este tecnología permite “tener una mayor compresión de los procesos médicos en un entorno que no tiene límites”.

Las impresiones 3D en la pandemia de COVID


Por su parte, Jordi Renom ha recordado la importancia de la ingeniería médica de impresión 3D en la pandemia de COVID-19. El presidente de la Asociación de Enginyers Industrials de Catalunya ha asegurado que durante la primera ola de la pandemia, la impresión 3D “fue clave en la provisión de materiales de seguridad y de respiradores para los pacientes de coronavirus”.

Ana Cabrero, vocal de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y de la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid (AIIM), ha sido la encargada de moderar esta sesión y de presentar a todos los ponentes. 

La primera ponencia ha estado a cargo de Mario García, ingeniero biomédico de la Dirección de Infraestructuras e Ingeniería Biomédica del Hospital Clínic de Barcelona. García ha explicado que su hospital utiliza una estrategia mixta en la que la producción interna y externa colaboran estrechamente entre sí. “Todo lo que sea conocimiento clínico debe estar dentro del hospital", ha afirmado para añadir, a continuación, que este conocimiento lo combinan con "empresas externas que tienen todas las condiciones de fabricación de las que no podemos disponer dentro de los hospitales”.

Además, ha explicado que en el Clínic de Barcelona están en pleno proceso de creación de un laboratorio virtual que será una “herramienta transversal y multidisciplinar" en la que "nacerán pequeñas ideas y nuevos prototipos”. 


"El desarrollo de un laboratorio 3D debe depender de la Ingeniería de los hospitales"



La siguiente presentación ha estado dirigida por José Pérez-Regadera, jefe de Servicio de Radioterapia del Hospital Universitario 12 de Octubre. En su intervención, Pérez-Regadera ha explicado cómo la impresión 3D ha ayudado a realizar distintos tratamientos de braquiterapia de alta tasa de dosis en pacientes con cáncer de cervix. Esta incorporación de modelos 3D a este tipo de radioterapia les ha llevado a obtener varias conclusiones, como señala el jefe de Servicio: “Esta tecnología es coste efectiva, segura, ahorra tiempo de operador y es generadora de conocimiento”.

También ha reivindicado que “el desarrollo de un laboratorio 3D debe depender de la Ingeniería de los hospitales, no de un servicio particular. Este es un nicho de mercado laboral muy importante que se tiene que abrir en nuestro país”.

Beneficios de las impresiones 3D en pacientes


Desde el punto de vista de la industria, Albert Mangas, director de Ingeniería y Operaciones en Avinent, ha afirmado que la tecnología 3D permite, entre otras cosas, "reducir tiempo de quirófano”. Además, a nivel paciente, explica que esta tecnología “aporta seguridad, tratamientos menos invasivos y mejora los tiempos de postoperatorio tras la cirugía”.

El director de Ingeniería y Operaciones en Avinet señala que debe existir una sinergia entre los ingenieros y los profesionales para poder realizar un "análisis más detallado" de los casos en los que se va a intervenir. En cuanto a los tipos de procedimientos que se utilizan, Mangas detalla que los más destacados en medicina son DLP, MJF, Polijet, SLS, SLM y DMLS.

Por último, apunta a que desde su empresa siempre buscan dar servicios íntegros a los hospitales llevando a cabo la “planificación, el diseño y la fabricación”, sin dejar de "responsabilizarse del producto final que llega al hospital".


"La impresión 3D de instrumental médico produciría una reducción de costes del 40%"



También desde el punto de vista de la industria, María Muñoz, ingeniera de Aplicaciones en Madit, ha aportado la perspectiva de la impresión 3D en metal. En este terreno destacan los implantes dentales, los implantes óseos en titanio y el instrumental médico. Estos últimos, afirma María Muñoz, tienen una "cabida muy importante en la impresión 3D" porque esta produciría “una reducción de costes del 40 por ciento frente al fundido, además de una geometría más compleja y una fabricación de instrumentos a medida o por tallas”.

En relación a la impresión 3D en metal, Muñoz ha señalado que esta “ya es una realidad en el sector médico”, y que tiene “mucho potencial de expansión”. En cuanto al propio proceso, la ingeniera ha querido destacar la colaboración necesaria entre médico e ingeniero y la alta complejidad de los procesos, algo que requiere la presencia de “personal con alta cualificación”.

Nueva regulación a partir del 26 de mayo


En el aspecto regulatorio, Xavier Canals-Riera, director Tecno-med Ingenieros y vicepresidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica, ha hablado sobre el futuro más inmediato con la nueva regulación que comienza a regir este próximo 26 de mayo, el Reglamento (UE) 2017/45.

Desde su punto de vista, este nuevo reglamento europeo puede ser visto como una barrera pero también como una oportunidad de crecimiento. En una aproximación a este, Canals-Riera ha diferenciado en distintos bloques los productos más comunes de impresión 3D que se utilizan en hospitales.

Por un lado, están los modelos anatómicos que sirven para formación y que no se consideran productos sanitarios. Por otro, los productos sanitarios a medida realizados dentro del hospital (fabricación in house, según la denominación regulatoria) que no se comercializan; y por último, se encuentran los implantes a medida de clase III y los productos o medicamentos de origen humano o animal que se realizan en empresas externas a los centros médicos. La principal novedad que trae la nueva regulación es que estos últimos deberán contar con un certificado de un organismo regulador que los avale. 

Para finalizar la jornada, Ana Cabrero ha asegurado que la impresión 3D es “un mundo abierto a posibilidades que mejora los tratamientos médicos, acorta los tiempos y personaliza la medicina. Esto es algo que revierte en la calidad de la asistencia sanitaria”. Por ese motivo, ha animado al sector de la ingeniería a “ayudar a regularlo", además de "introducir y luchar porque haya muchos más ingenieros junto a los servicios clínicos”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.