La eficiencia y reducción del impacto medio ambiental son grandes desafíos, según apuntan expertos a Redacción Médica

"Reserva presupuestaria", clave para la transición ecológica hospitalaria
Pedro Manuel López, Carmen Vicente y Luis Talavera.


13 jun 2021. 16.10H
SE LEE EN 8 minutos
El futuro de la ingeniería e infraestructura hospitalaria no solo pasa por la innovación en salud y por la incorporación de nuevas tecnologías, sino también por incrementar su eficiencia energética y reducir su impacto medio ambiental para erigirse como espacios confortables para sus usuarios y los entornos que lo rodean. Es por ello que, para el año 2050, “los hospitales españoles habrán sufrido una renovación inexorable", según explica a Redacción Médica Pedro Manuel López, máximo responsable de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH).

2050 es un fecha clave, ya que recientemente el Gobierno aprobó la primera Ley de Cambio Climático y Transición Energética para de aquí a esa fecha, reducir, entre otras cosas, los gases de efecto invernadero un 40 por ciento, el consumo de energía un 30 por ciento, mejorar la eficiencia energética otro 30 por ciento.

En este sentido, López sostiene que aún quedan 29 años, tiempo suficiente. Además, a su juicio, la renovación hospitalaria es ineludible porque cualquier hospital está constituido por un edificio y unas instalaciones “con el uso más intensivo que se puede encontrar”, 24 horas al día los 365 días del año, con una gran frecuentación de personas. Por eso, “estas infraestructuras siempre llegan a un límite en cual el mantenimiento es tremendamente caro e incluso imposible, y es mucho más eficiente su renovación”.


Imposible una renovación radical de los hospitales españoles


En cualquier caso el proceso de renovación debe ser progresiva, por la imposibilidad de plantear una renovación de forma radical, porque “no hay economía que lo soporte”. Una referencia aproximada de lo que supone la construcción y equipamiento de un nuevo hospital de tamaño medio (450 camas) con una cartera de servicios sin mucha complejidad, “estamos hablando de unos 300 millones de euros”. Si nos referimos a reformas o actualizaciones integrales de hospitales en funcionamiento, “el coste es considerablemente mayor”.

Lo fundamental es que se diseñe una óptima planificación, que permita la reserva de las partidas presupuestarias destinadas a inversiones para cada ejercicio, “priorizando las actuaciones en los hospitales que se encuentren en peor situación” y que esta planificación se mantenga en el tiempo y se ajuste únicamente por criterios técnicos “y no políticos”.

Debido al particular modelo sanitario de España, en el que existen 17 sistemas de salud independientes entre sí, “existen diferentes ritmos en este proceso de actualización”. No depende tanto del hospital “sino de la política llevada a cabo por cada autonomía en su difícil labor de priorizar el presupuesto”.


Mayor concienciación en responsabilidad social


Por su parte, Carmen Vicente, directora gerente del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) asegura que los directivos y gestores de hospitales cada vez tienen una mayor conciencia en incluir en los planes estratégicos de los centros que gestionan la responsabilidad social y políticas alineadas con los ODS, y en especial con el medio ambiente. En España existe una gran variabilidad ya que hay grandes hospitales antiguos, construidos a partir de mediados del siglo pasado y otros de reciente construcción. Con respecto a los primeros, Vicente considera que “los usos sanitarios y sociales de la época, el diseño arquitectónico e incluso los propios materiales de construcción han condicionado importantes servidumbres que los actuales directivos hemos debido de solventar adaptando las infraestructuras existentes a la realidad sanitaria y social de nuestro tiempo”.

En el caso opuesto están los nuevos hospitales, de menores dimensiones y en los que las nuevas tecnologías, “se alinean con el diseño arquitectónico para crear espacios más confortables, más humanos y mucho más eficientes energéticamente (smart hospital)”.


Carmen Vicente: "El cambio está calando no sólo en los directivos sanitarios sino en todas las empresas y en la sociedad en general”



En este sentido, “la normativa ha ido evolucionando” y a partir del 2007 entra en vigor el Código Técnico de edificación (CTE), el Reglamento de Instalaciones Térmicas en edificios (RITE) o la Directiva 2012/27 relativa a la eficiencia energética. Esto supone, según explica, “toda una ingente tarea técnica, legal y administrativa concentrada en este último periodo cuyo reto ha sido superado por la inmensa mayoría de los directivos y gestores sanitarios”.

“Sin duda alguna nos tendremos que adaptar a la normativa europea como hemos venido haciendo y soy optimista en que el cambio está calando no sólo en los directivos sanitarios sino en todas las empresas y en la sociedad en general”, subraya la vocal adjunta de la Junta Directiva de Sedisa. Y pone como ejemplo el Hospital San Juan de Dios de Zaragoza, construido en 1953 y del cual es directora gerente, y en donde han ido implementando medidas medioambientales de forma progresiva y continuada hasta tal punto que “fue seleccionado como proyecto ejemplarizante por el Departamento de Planificación Estratégica del Gobierno de Aragón, como primer hospital en lograr las ‘0 emisiones de C02’”. También a nivel mundial, la Comunidad #PorElClima en el entorno de la Cumbre Mundial del Clima en Madrid (COP25) seleccionó a este centro en los 101 Ejemplos Empresariales de Acciones #PorElClima.

Vicente se muestra optimista y, además, resalta que los directivos de hospital están concienciados y capacitados para asumir estos retos. Y prueba de ello es que en el 22 Congreso Nacional de Hospitales que se celebrará en Málaga en el mes de septiembre se ha elegido el lema Salud 4.0: El Nuevo Ecosistema, y pretende abordar estos retos en 7 áreas temáticas: Personas, Innovación, Integración, Transformación, Valor, Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa.


Equipos de ingenieros industriales en los servicios de salud


Mientras, Luis Talavera, director de Ingeniería del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín y vocal de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del Colegio y Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid (Coiim), subraya que es es preferible que exista "un equipo de ingenieros industriales en las estructuras centrales de cada servicio de salud para planificar y dar coherencia a la estrategia y lineas de acción en cada comunidad autónoma".


Talavera: "Es anómalo que infraestructuras puedan no disponer dentro de los servicios de salud de direcciones propias dedicadas a su gestión"



Además, entiende que  los centros más anticuados o que hayan dispuesto de menos recursos económicos para su paulatina renovación "tienen seguramente problemas más urgentes que atender, por lo que las acciones en eficiencia pueden quedar relegadas para un mejor momento que nunca llega". Por otro lado, muchos centros "sencillamente no tienen los técnicos suficientes" para encargarse de estos asuntos suficientemente: si no se dispone de estrategia o planificación, y no se tienen preparados proyectos para ejecutar  esa planificación, que haya más o menos recursos económicos "será irrelevante porque en cualquier caso no hay proyectos donde invertirlos", asegura.

En cualquier caso, insiste en que es necesario incorporar muchos más ingenieros propios, industriales y de otras ramas, a los servicios de salud para la gestión y planificación de las infraestructuras, definición de políticas de explotación, estrategias de modernización e incorporación de tecnología, y desarrollo de líneas de acción y proyectos corporativos,  con orientación al medio y largo plazo. A su juicio, "es anómalo que infraestructuras esenciales y estratégicas, con un valor inmenso en términos económicos, y fundamentales para proporcionar el servicio sanitario a los ciudadanos y hacer funcionar el estado del bienestar que nos hemos dado en Europa, puedan no disponer dentro de los servicios de salud de direcciones propias dedicadas a su gestión, o que éstas estén claramente infradotadas, o que directamente sean gestionadas por personal no cualificado en ingeniería".


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.